Publicidad

Este es el singular Museo del Sonido Portátil, en Londres, y es increíblemente minimalista
Museos

Este es el singular Museo del Sonido Portátil, en Londres, y es increíblemente minimalista

Publicidad

Publicidad

Entre las muchas curiosidades del Museo de Sonido Portátil, con sede en Londres, se encuentra una grabación de audio del inodoro en la antigua casa de Sigmund Freud en Viena. Grabado en 2017, el gorgoteo inicial se asemeja a un triturador de basura, y luego le sigue un suave golpeteo.

Este es uno de tantos ejemplos sonoros que podemos encontrar en este singular museo que, sin embargo, sobre todo sorprenderá a sus visitantes por su extremo minimalismo: todo está en un iPhone 4S.

iPhone 4S

John Kannenberg es el director de este museo de sonidos, además de ser también el responsable de registrar en audio el audio del inodoro de Sigmund Freud.

Durante más de 25 años, el artista e investigador con sede en Londres ha grabado grandes y pequeños momentos auditivos en todo el mundo, desde un eco a la oración en El Cairo hasta el silbido de un radiador de apartamentos en Chicago.

Homepage New 1

El museo no intenta ajustar sus más de 300 grabaciones de campo en un edificio o una sala; en cambio, residen en un humilde iPhone 4S.

Desde su fundación en 2015, la institución portátil ha recibido más de 1.200 visitantes. Un viaje típico requiere reservar una reunión en persona con el director, quien simplemente entrega el dispositivo y se sitúa cerca de ti para resolver posibles dudas.

Los visitantes se guían a través de la colección permanente con un mapa físico que visualiza cuatro pisos de 30 galerías, además de un 'Ala conmemorativa de Frank Gehry' para exposiciones temporales. (Una tienda de regalos, que vende bolsas y camisetas, existe solo online).

La mayoría de estas grabaciones no son particularmente raras o notables, y no duran más de uno o dos minutos. Hay galerías dedicadas a puertas y ventanas, ascensores y escaleras mecánicas, clima y agua. Una de las sub-colecciones más grandes presenta grabaciones que Kannenberg hizo mientras recorría otros museos en la última década: experiencias para los oídos, creadas en espacios diseñados para los ojos.

En tiempos de pandemia

Ahora, con un número creciente de personas que se quedan en casa debido a la pandemia de coronavirus, Kannenberg ha hecho que la experiencia sea virtual por primera vez, a través de un chat de video.

Por 10 libras por hora, se pueden solicitar reproducciones de sonidos o pedir ver algo de la colección de objetos físicos del museo, que incluye elementos como el primer Compact Disc disponible comercialmente y una mini caja de música que reproduce The Internationale.

El museo comenzó sus días como un proyecto experimental de museología cuando Kannenberg era estudiante de doctorado en la Universidad de Artes de Londres. Ahora sus ensoñaciones se han hecho realidad.

Howandwhyaudiobook Small

Casi cinco años después, la colección presenta más de ocho horas de sonidos de 20 países. Todo perfectamente registado y encapsulado para viajar auditivamente por el planeta.

Los sonidos se dividen en temas amplios como historia natural, ciencia y tecnología, arquitectura o diseño urbano, ofreciendo un viaje único a través del tiempo y las culturas.

Así, por ejemplo, puedes escuchar una grabación de 2017 de los últimos gongs del Big Ben (ahora en proceso de renovación) o el bullicio de un servicio de almuerzo en Azerbaiyán. Las opciones van desde relajantes (olas en el lago Erie, como se escuchó de la isla de Pelee) hasta molestas (una alarma de incendio rota en la Universidad de Michigan). Algunos son conmovedores, como la grabación de una multitud cantando y silbando el día en que San Francisco legalizó el matrimonio homosexual.

También hay un puñado de donaciones auditivas, incluida una grabación de 1910 de un ruiseñor de Cheryl Tipp, de la curadora de la fauna y el medio ambiente de la Biblioteca Británica.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios