Compartir
Publicidad
¡Pasajeros, al tren! Visita al Museo Nacional del Ferrocarril en York
Museos

¡Pasajeros, al tren! Visita al Museo Nacional del Ferrocarril en York

Publicidad
Publicidad

Los trenes tienen algo de imponente aún hoy, más de dos siglos después de su invención, cuando se ideó el primer sistema de locomotora de vapor. Hoy nos vamos a pasear por uno de los mejores museos del transporte británicos en una visita al Museo Nacional del Ferrocarril en York (Inglaterra).

En el National Railway Museum nos esperan enormes y relucientes locomotoras, hasta 300 vehículos que nos introducen en la historia de las vías férreas británicas, llevándonos a la época esplendorosa de los viajes en tren, 200 años de historia que tocamos también a través de carteles y fotografías originales y una gran colección de objetos relacionados con el mundo de los trenes.

El Museo Nacional del Ferrocarril de York fue inaugurado en 1975 en el antiguo depósito de locomotoras de York durante el siglo XIX, ahora llamado el "Great Hall". En la actualidad ha duplicado su tamaño original gracias a diversas reformas y ampliaciones, convirtiéndose de este modo en el mayor museo de su clase en el mundo.

Museo Nacional Ferrocarril York El Almacén

Qué ver en el Museo Nacional del Ferrocarril, York

Además de contemplar las locomotoras y vagones, tenemos la posibilidad de introducirnos en algunos de ellos, como en un tren de mercancías con vagones abiertos, ver cómo era el "coche correo" para repartir las cartas, contemplar los lujosos trenes de la Monarquía británica... Hay vehículos a motor y otros tirados por caballos, gracias a lo cual el transporte de mercancías llegaba a casi cualquier rincón.

Relojes, muebles, vajillas, uniformes, esculturas de las estaciones... Un millón de objetos que recorremos sorprendidos en "el Almacén", y por supuesto, trenes en las dos salas principales. Destacan una réplica a tamaño real de la Rocket de Stephenson ("El cohete", una famosa locomotora construida por George Stephenson y su hijo Robert en 1829) o un tramo de vía del Túnel del Canal de la Mancha que da cuenta del gran tamaño de esta infraestructura.

La colección de trenes de la realeza es fascinante, podemos contemplar el coche de la Reina Adelaida, de 1842, hasta un coche-salón de 1941 que fue construido para la Reina Madre Isabel y más tarde utilizado por Isabel II, hasta 1977, año de su vigésimo quinto aniversario.

Sala Museo Ferrocarril York

Podemos ponernos en la piel del revisor, tocar la campaña para llamar a los pasajeros, hablarles por micrófonos... en varias paradas interactivas que proponen distintas experiencias al visitante. Como podéis imaginar, estos reclamos son muy bien recibidos por los niños, que también se pueden subir a mini-locomotoras y ponerse un gorro de revisor, construir maquetas de trenes...

Hay una sala específica para niños de la que no querrán salir. A mí, de donde no me podían sacar era del "Almacén", donde ver un millón de objetos curiosos, a veces apilados, colgados del techo... El Taller, el impresionante Hall Station, y el Gran Salón son otras propuestas que nos sorprenden.

En varios lugares podemos sentarnos a contemplar vídeos explicativos de distintos hitos de la historia del ferrocarril y en El Almacén tiene lugar una demostración en vivo de antiguos trabajadores sobre las señales del tren y su código sonoro particular.

Museo Ferrocarril

Además del gran contenido permanente del Museo Nacional del Ferrocarril se ofrecen exposiciones temporales y eventos de distinto tipo, con especial atención a las actividades familiares, por lo que conviene consultar la agenda antes de nuestra visita.

En las instalaciones hay un varios restaurantes-cafetería, lo cual viene muy bien, ya que probablemente nos pasen las horas sin darnos cuenta y haya que reponer fuerzas. También hay una zona de picnic en el patio del Sur y una zona de juegos temática de trenes. Existe un aparcamiento para los visitantes que lleguen en coche.

La visita al Museo Nacional del Ferrocarril en York es gratuita (las donaciones son bienvenidas). Se ubica detrás de la estación de trenes, en Leeman Road y abre todos los días de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Y recuerda, si eres un apasionado de los trenes, podrás visitar su otra sede, en Shildon, para seguir conociendo el legado de los ferrocarriles británicos.

Sitio Oficial | National Railway Museum
Fotos | Eva Paris
En Diario del viajero | York, la ciudad más fantasmal de Europa, Secretos para contemplar en York Minster, una de las catedrales más altas de Europa, Visita al Castillo de Howard, el pequeño Versalles de Yorkshire

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio