Compartir
Publicidad
Bienvenido al cementerio de los libros raros: la Biblioteca Pública de Saulat
Noticias

Bienvenido al cementerio de los libros raros: la Biblioteca Pública de Saulat

Publicidad
Publicidad

Ediciones de libros valor incalculable en urdu, persa e inglés yacen en el olvido ya que a nadie le importa mantener una biblioteca que debería haber sido un tesoro nacional.

Todas están en la Biblioteca Pública de Saular, en Rampur, un verdadero cementerio de libros raros que quizá pronto desaparezcan para siempre.

Rampur

La Biblioteca Pública de Saulat en la ciudad de Rampur, en Uttar Pradesh, es fascinante. Una pieza arqueológica de gran valor patrimonial que permanece invisible, enterrado bajo capas de polvo, telarañas y páginas enmohecidas.

Y es que uno de los archivos más ricos de la India de obras en urdu, persa y árabe ha caído en un estado de absoluta decadencia.

a

Fundada en 1934, la biblioteca fue una vez un importante centro de vida política y social para los musulmanes del norte de la India. En su apogeo, sus visitantes más famosos incluyeron a Khalid Sheldrake (el fabricante británico de pepinillos convertido en rey de "Islamistan" chino), Sayyid Hashimi Faridabadi (autor de una famosa historia urdu de Grecia) o Khwaja Hasan Nizami (el gran Chishti Sufi de Delhi).

Además de 25.000 libros impresos en urdu, incluyendo la única primera edición conocida del 1881 urdu diwan de Ghalib, la biblioteca contiene cientos de manuscritos irremplazables: crónicas afganas del siglo XVIII, trabajos sobre ciencia oculta, diarios personales de Rampuri, volúmenes de poesía persa, etc. También contiene una versión completa del periódico persa Jam-i Jahan Numa de Raja Ram Mohan Roy.

La sala de lectura principal ahora solo tiene tres paredes: la cuarta se derrumbó en marzo de 2013 y no hay dinero para reemplazarla. Todos los libros han sido trasladados a una sola habitación donde la electricidad es intermitente en el mejor de los casos y la luz del día entra por unos pocos agujeros en el techo. La biblioteca ya estaba en malas condiciones cuando cayó la pared. Desde entonces, el sistema de catalogación se ha roto por completo.

El patrón regular de la biblioteca, un ingeniero retirado que estudió en la Universidad Aligarh Muslim, viene todas las mañanas a leer el periódico. Él describió la biblioteca como un "cementerio de libros" (kitabon ka qabaristan). Es difícil estar en desacuerdo: los libros están amontonados en estantes, algunos desparramados en el suelo, desgarrados y cubiertos de polvo tan espeso que parece una película de terror.

Sin una acción urgente para preservar o, al menos, digitalizar la colección, la pérdida de la historia intelectual de la India será inmensa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio