Publicidad

Turistas latinoamericanos atrapados en aeropuertos españoles

Turistas latinoamericanos atrapados en aeropuertos españoles
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En un nuevo capítulo de la crisis migratoria entre España y Brasil, convertida ya en asunto de alta diplomacia, una turista brasileña, Janaina Agostinho, lleva desde el pasado día lunes "varada" en el Aeropuerto Barajas, en Madrid, sin poder entrar a España.

Pese a tener el pasaporte en vigor y contar con 500 euros (unos 750 dólares) en efectivo, además de las reservas de hotel y su billete de vuelta, las autoridades migratorias la rechazaron en el aeropuerto y decidieron expulsarla. Su novio español y la familia de éste tendrán que esperar mejor ocasión para verla.

El regreso a su país no podrá ser hasta el próximo domingo, ya que la línea aérea con la que viajó no tiene vuelo de regreso hasta entonces. Esto significaría estar toda una semana encerrada en la llamada" sala 3 "del aeropuerto, una tierra de nadie en la que han de permanecer viajeros rechazados y solicitantes de asilo.

La misma o similar suerte que Janaina ya la corrieron en lo que va de año unos 800 brasileños, una cifra que se ha disparado en comparación con otros años. Así, los brasileños fueron el segundo colectivo con más rechazados (un total de 2.764 sólo en el aeropuerto de Madrid en 2007), superados sólo por los bolivianos (3.357).

Los ciudadanos de Brasil no necesitan visa para entrar en España, al igual que los pasajeros de otros países latinoamericanos como Argentina, Costa Rica, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Pero eso no los libra de tener que cumplir con ciertas condiciones, como disponer de dinero suficiente para costear la estancia o poseer un pasaje de vuelta, entre otros.

Entre esos "otros" se incluye una carta oficial de invitación. Este último es un documento que la persona que invita debe solicitar en la Policía Nacional en España, en un engorroso trámite para el que hay que aportar toda un serie de papeles y desembolsar 101 euros.

No obstante, las expulsiones están causando un gran malestar en Brasil, sobre todo después que algunos de los rechazados acusaran de atropellos a las autoridades españolas.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció que abordaría el asunto con el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo, en su conversación telefónica (según se informa en España) sólo quedaron en que el tema lo trataría una comisión de técnicos. Además está prevista para finales de mes una reunión entre los ministros de Exteriores de ambos países, Miguel Angel Moratinos y Celso Amorim.

Las autoridades brasileñas no quieren hablar de represalias en el caso de varios turistas españoles que han sido expulsados de territorio brasilero en los úlltimos días también. Las autoridades de España recomiendan a sus turistas que tienen pesnado viajar estos días de Semana Santa a Brasil, que tengan muy en cuenta los requisitos necesarios.

Algo similar a lo que ocurre ahora con los ciudadanos brasileños sucedió meses atrás con los de Uruguay. De hecho, el presidente de ese país, Tabaré Vázquez, se quejó ante Zapatero por las expulsiones de sus compatriotas cuando visitó España en septiembre de 2007.

De una forma u otra, si la "comisión de técnicos" no se expide antes, Janaira Agostinho, y otros muchos ciudadanos latinoamericanos, deberán seguir esperando en La Terminal de Barajas.

Más info | El presidente de Paraguay se solidariza con ciudadanos expulsados, Chile protesta ante la UE por discriminar a sus ciudadanos; Discriminados por portación de nacionalidad; Advertencia a turistas españoles; Brasil impide la entrada de turistas españoles Fotos | Landahlauts en Flickr y Samba en Flickr

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios