Compartir
Publicidad

Las extrañas rocas esféricas de Moeraki, que parecen huevos de dragón

Las extrañas rocas esféricas de Moeraki, que parecen huevos de dragón
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pasear por la playa de Koekohe, en Moeraki (Nueva Zelanda), a 40km sur de Oamaru, es como hacerlo por cualquier otra playa paradisíaca del mundo. Con una salvedad: en la arena os iréis topando con diversas rocas esféricas, como meteoritos caídos desde hace miles de años, como huevos de Gozdilla o de dragón, como esculturas de algún artista excéntrico. Sí, todo eso lo parece por las rocas son distintas entre sí en relación a su tamaño: pueden tener de 0,5 metros a 2,2 metros de diámetro y pueden llegar a pesar hasta siete toneladas.

Según las tradiciones orales de la isla los Moeraki son piedras sagradas, y en realidad son calabazas que arrastró la marea en el naufragio de la canoa Araiteuru cerca de Nueva Zelanda. Hoy constituyen un importante atractivo turístico de la isla y están protegidas dentro del dominio de una reserva natural.

a
En realidad, las rocas son producto de un fenómeno natural: son concentraciones cálcicas que se formaron hace unos 65 millones de años, en la época de los dinosaurios, es un lento proceso que tardó cuatro millones de años parecido a la formación de las perlas en las ostras, donde las capas de material van superponiéndose alrededor de un núcleo central. Su interior no esconde ninguna sorpresa (no soy huevos Kinder gigantes, aunque lo parezcan), sino barro y cieno cimentados con calcita, blandas por dentro y duras por fuera.

Si acaso, encontraremos la razón principal de que se formen estas rocas: el fósil de una concha o un fragmento de hueso alrededor del cual se forma la roca. Por ejemplo, en la bahía de Hawke, muy cerca de Moeraki, los investigadores han encontrado piedras similares cuyos núcleos albergaban esqueletos perfectamente conservados de tortugas, caracoles marinos y reptiles extinguidos.

a
Además de las piedras de canto rodado tan particulares que podemos encontrar aquí, Moeraki también merece una vista por otras muchas razones. Es un pequeño pueblo de pescadores en la costa este de la Isla Sur de Nueva Zelanda que parece detenido en el tiempo, con paisajes espectaculares. Para llegar basta con tomar la carretera 1 desde Christchurch en dirección a Oamaru.

a
a

Por cierto, estas rocas esféricas también se pueden encontrar en otras playas, como Bowling Ball Beach, en California, a unos 150 km al norte de San Francisco, al condado de Mendocino.

Vía | Ya lo sabes

Foto | Karsten Sperling | Kiwi-sonja | William M. Connolley

En Diario del viajero | Cómo hacerse entender en Nueva Zelanda | Los glaciares Franz Josef y Fox en Nueva Zelanda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio