Publicidad

Ocho razones por las que Melbourne es diferente

Ocho razones por las que Melbourne es diferente
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Si no te has sentado en un callejón pintado con grafitis, entre rascacielos y no te has tomado un reconfortante café para recuperarte del viento y del frío, entonces no has estado en Melbourne. Tras el café, puede que hayas quedado en Federation Square, así que súbete a un tram para llegar allí. Así lo hice hace unas semanas y ahora te cuento estas ocho razones por las que Melbourne es diferente.

La ubicación de la moderna Melbourne es voluntad de Jonh Batman, su fundador, que desde Tasmania compró a los aborigenes una región en la desembocadura del río Yarra. Batman, no imaginaría que 150 años más tarde sería la segunda ciudad más importante de Australia. Centro de negocios y rascacielos pero, también, ciudad alternativa y llena de vida social.

Arquitectura

Ahora es una de las ciudades más caras para vivir, incluso más que Nueva York y, durante la Fiebre del Oro, fue la ciudad más rica del mundo coincidiendo con la época victoriana de Inglaterra. De esos años son fruto bellos edificios como la Casa del Parlamento, los teatros Princess, Regent y Her Majesty, el Palacio Real de Exhibiciones, la estación de ferrocarril de Flinders Street o la Biblioteca Estatal.

Trams

tram.jpg

Cuando muchas ciudades del mundo ya han quitado sus líneas de tranvía, las de Melbourne siguen intactas. Los beneficios del tranvía en Melbourne son mayores que sus inconvenientes, así que, para qué quitarlo si, además es la red de tranvía urbano más grande del mundo. A los melburnianos les encanta sus trams y a los visitantes les resulta muy cómodo para moverse, especialmente la línea 35, que es gratuita.

Cultura cafetera

cafe.jpg

Como si fuera una gran capital europea, los melburnianos son expertos cafeteros. No hay nada más especial y necesario cada mañana en Melbourne que una taza de café. No una, sino dos, tres... Y no será por cafeterías, que las hay en cada esquina, desde la avenida más grande, hasta el callejón más escondido. Pero cada uno tiene su propio barista favorito. Eso sí, no esperes pagar menos de 4$ (unos 2,75€) por el café más barato.

Callejones y bares escondidos

Entre rascacielos hay espacio para estrechas callejuelas donde tiene lugar toda la vida al aire libre característica de Melbourne. Encontrarás cafeterías, bares y todo el ambiente de la ciudad. Aquí, hasta la que pudiera parecer la puerta trasera de un restaurante, es un bar de estilo retro donde puedes entrar a curiosear y si te gusta, quedarte a resguardarte del frío invierno.

Arte callejero

grafiti.jpg

En Melbourne, los grafitis de los oscuros callejones son más que grafitis y se les considera arte callejero. Entre café y café, avenida y avenida, pasea por Hosier Lane, Degrave Street, Rutledge Lane y otras calles de la ruta de los grafitis. Te darás cuenta de ello.

A todas partes en bici

bike.jpg

Melbourne es una ciudad completamente llana, el paraíso del ciclista. Se puede llegar a prácticamente cualquier sitio en bicicleta, gracias al reciente programa de ampliación de carriles bici. Más bicis, más trams y menos motos, significan mejor calidad del aire. Aunque aire, mucho aire es el que corre por las calles de Melbourne.

Tiempo cambiante

Sería un verdadero paraíso para el ciclista si no fuera por el tiempo. No he visto en ninguna ciudad de Australia mucho interés por ir a la moda, y en Melbourne, con este tiempo tan cambiante, nunca vas a acertar con tu abrigo.

Festivales

parade.jpg

Cada semana hay un evento diferente en Melbourne. Desde una clásica obra de teatro, hasta el festival del Ukelele, o el extraño festival de cine medioambiental.

Fotos | Diliff, AFP, Chris Phutully, jjron, ViThanh y Frettie
Vía | Service Central
En Diario del Viajero | Melbourne vs Sídney: ¿Cuál es la mejor?
En Diario del Viajero | Christmas in July. En Australia la Navidad también se celebra en julio Christmas in July. En Australia la Navidad también se celebra en julio

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir