Publicidad

Propuesta de otoño: disfrutar de Baleares visitando faros
Recomendaciones de la casa

Propuesta de otoño: disfrutar de Baleares visitando faros

Publicidad

Publicidad

Se acercan pequeños puentes muy propicios para hacer escapadas a lugares cálidos pero no necesariamente buscando playa ni cócteles con sombrillitas. Nos gustan esos pequeños descansos en los que se puede caminar, descansar y relajar la mente, así que hoy os traemos una propuesta de otoño que se aventura maravillosa: disfrutar de Baleares visitando faros.

El encanto de las Baleares nunca dejará de atraernos: historia, naturaleza, algo de fiesta y puestas de sol increíbles en las que el mar se traga al astro rey y deja a todo el mundo con la boca abierta. Paseos en barco y caminatas por senderos que llevan a faros antiguos y que han sido testigos de mil historias de piratas y naufragios.

Faro Cap de Barbaria (Formentera)

Cap De Barbaria

Vamos a empezar con uno famosos: el faro de Cap de Barbaria, en Formentera. ¿Porqué? pues porque 'Lucía y el Sexo' se encargó de inmortalizarlo para siempre. Este paisaje lunar, solitario, árido, coronado por un faro que aparece de la nada, es el espacio favorito de muchos para despedir el sol, y el día que termina. Un lugar ideal para sentarse en silencio, disfrutar de la paz y la serenidad del lugar y disfrutar de los tonos rojizos del horizonte en el ocaso. Además de que las vistas desde este lugar son impresionantes, podemos ver desde allí la torre de vigilancia que protegió a la isla de Formentera de los ataques de los invasores.

Faro de la Mola (Formentera)

De La Mola

El faro más antiguo de la isla de Formentera, está situado en uno de los enclaves más espectaculares de la isla. Construído sobre un acantilado a 120 metros de altura proporciona un espectáculo nocturno maravilloso con sus haces luminosos que giran entre el mar y la tierra. Se dice que el Faro de la Mora fue la inspiración de Julio Verne para 'Hector Servadac'.

Faro des Penjats (Ibiza)

Penjats

A medio camino entre Ibiza y Formentera, en el islote conocido como la Isla de los Ahorcados (suena a historias de piratas) está el precioso faro de bandas blancas y negras de des Penjats. En este paso de Es Freus se han producido numerosos naufrágios conceciéndole la deshonrosa fama de faro maldito, siendo también el primero que automatizó su funcionamiento para que ningún farero tuviera que vivir en ese islote.

Faro de Moscarter (Ibiza)

Moscarter

Ibiza es naturaleza, preciosas puestas de sol, buen clima durante todo el año y un destino que despierta admiración en cada rincón y faros con historias propias a cada cual más curiosa. En el norte, en Portinatx, encontramos el Faro de Moscarter. Su posición geográfica, su belleza estética (con su franja helicoidal negra sobre fondo blanco) y sus colosales dimensiones lo convierten en uno de los faros más especiales de las Islas Pitiusas. Está situado a unos 20 minutos siguiendo la costa norte de Portinatx, un paseo muy agradable y recomendable para aquellas personas que desean realizar una ruta saliendo desde la playa de Portinatx. Otra opción perfecta para llegar hasta él es en buggy. El hotel Barceló Portinatx facilita el alquiler de uno de los coches ibicencos por antonomasia con el que disfrutar de las vistas que ofrece este faro y de las mejores calas y atardeceres de la isla.

Faro de Cap de Cavalleria (Menorca)

Cap De Cavalleria

Desde lo alto de su acantilado, el faro del Cap de Cavallería vigila (acompañado por el faro de Punta Nati, en la costa norte de Menorca) una zona en la que en el siglo XVI hubo más de 700 naufragios. Lo construyeron en 1857 y su torre se eleva 15 metros sobre el suelo. En su interior hay un centro de interpretación donde se puede ver como ha evolucionado desde sus inicios hasta la actualidad, junto con la zona en la que se encuentra. Los menorquineses dicen que desde este punto se pueden ver algunos de los atardeceres más espectaculares de la isla.

Faro de Favàritx (Menorca)

Favaritx

Es uno de los faros más visitados de la isla, no tanto por su imponente torre de 28 metros de altura y sus bandas blancas y azules en espiral, sino por el entorno en el que se encuentra que tiene una apariencia casi lunar. Al estar ubicado en el parque natural de S'Albufera des Grau, en el cabo de Favàritx, son muchos los viajeros y locales que se acercan hasta este enclave para ser testigos de las espectaculares vistas que ofrece. Su luz se puede ver desde una distancia de 16 millas náuticas y en su interior alberga una interesante colección de señales marítimas, que se pueden visitar con previa reserva.

Faro de l'Illa del Aire (Menorca)

Lilla Del Aire

A poca distancia de Mahón, en Menorca, se encuentra el que es posiblemente el faro más representativo de la isla y el más alto (su torre mide 38 metros de altura). Sus reconocibles bandas blancas y negras lo hacen fácilmente distinguible desde la distancia, y se ha convertido en un gran atractivo turístico al estar ubicado en la Isla del Aire, un islote costero que alberga una impresionante cantidad de flora y fauna, entre las que destacan 6 especies de aves marinas, la lagartija balear, el hinojo marino, matas de aladiernos y pequeños cúmulos de tamariscos. Para disfrutar de cerca el Faro de la Isla del Aire, el hotel Barceló Hamilton Menorca ofrece una exclusiva excursión en bote, que parte desde el puerto Cales Fonts, permite hacer una parada para hacer snorkel y disfrutar del atardecer en primera fila y en una ubicación inmejorable.

Faro de Portopí (Mallorca)

Portopi

El Faro de Portopí empezó a funcionar en el S.XIV, y ha sido testigo de muchos episodios históricos como ataques de piratas y de la llegada de miles y miles de marineros. Es un remanso de paz lejos del bullicioso centro de Palma y está a la altura de una visita a la Catedral, a la Almudaina o las callejuelas del centro. Siempre se podemos acercarnos a él de una manera diferente, porque el hotel Barceló Illetas Albatros propone un auténtico viaje sensorial en velero por el Mediterráneo en el que poder aprender las nociones básicas de navegación, al tiempo que disfrutar de la naturaleza y de unas maravillosas vistas. El segundo faro más antiguo de España (el primero, siempre, mi adorada Torre de Hércules) y el tercero del mundo también ofrece una preciosa aproximación a pie o en vespa, o en bicicleta. Respirar y disfrutar.

Faro del Portocolom (Mallorca)

Portocolom

De día es uno de los puntos más visitados y fotografiados de Portocolom; cuando oscurece, su luz se convierte en el guía que desde hace 150 años dirige a los marineros hacia buen puerto. Su belleza no solo reside en su entorno, sino también en el toque característico de sus bandas negras y blancas que lo convierten en un auténtico icono del bello pueblo marinero del mismo nombre. Un rincón encantador con casitas de colores, llaüts amarrados, barcos y varaderos que dibujan la estampa perfecta y donde se respira puro relax.

Faro de Formentor (Mallorca)

Formentor

Si hay un faro que atesora casi toda la belleza de Mallorca ese es Formentor. Situado en un enclave inigualable, a 200 metros sobre el nivel del mar y al final de una serpenteante carretera, su construcción llevó seis años por lo complicado que resultaba trasladar los materiales hasta este lugar. Aquí, en el punto más septentrional de Mallorca, se concentra gran parte de la belleza natural de la isla. No es de extrañar que sea, como dicen los mallorquines “el punto de encuentro de los vientos”. Si quieres fascinarte con un impresionante paisaje, el emblemático hotel Royal Hideaway Formentor invita a recorrer las rutas más espectaculares y desconocidas de la Sierra de Tramuntana haciendo trekking de la mano de sus guías locales, ofreciendo una de las mejores vistas al Faro de Formentor.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir