Compartir
Publicidad
¿Por qué tienes que comprar una navaja multiusos cuando vayas a Suiza?
Recomendaciones de la casa

¿Por qué tienes que comprar una navaja multiusos cuando vayas a Suiza?

Publicidad
Publicidad

Cuando llegamos a un sitio no podemos evitar comprar algún souvenir. Si ese sitio es Suiza, entonces el souvenir por antonomasia debería ser la navaja multisusos.

Mayormente se prodigan las marcas Victorinox y Wenger. La navaja multisusos procede del cuchillo del Ejército suizo que corta, pincha, descorcha, destornilla, señala el norte y muchas otras cosas más. La versatilidad hecha objeto.

Síntesis suiza

El creador del invento fue Kart Elsener, fundador de la empresa Victorinox y de la Asociación Suiza de Cuchilleros, invento que registró legalmente el 12 de junio de 1897. La historia cuenta que, en su pequeña forja de cuchillos instalada en un molino en Ibach, en el cantón de Schwyz, Elsener fue presionado por la idea de fabricar una navaja para el ejército ruso. No sólo la fabricó, sino que le añadió esa cruz suiza dibujada en el dorso.

El nombre de Victorinox no procede de un cómic de Asterix y Obélix sino de la combinación del nombre de la madre de Elsener, Victoria, con «inox» (acero inoxidable). Actualmente, con 900 empleados, es la mayor fuente de trabajo en el cantón, y además es la fábrica de cuchillos más grande de Europa. Aproximadamente salen de aquí unas 15 millones de navajas. El 90 % se exporta a todo el mundo.

Síntesis de las virtudes suizas: precisión, eficacia y ergonomía. Hay disponibles más de 500 modelos diferentes: el mejor equipado dispone de 33 funciones y 64 piezas. Se llama Victorinox multiusos Swiss Champ, su peso es de 185 gramos, y su tamaño, adecuado para guardarla en la palma de la mano.

Es su fabricación se emplean 450 etapas de trabajo. Destornillador, abrelatas, sierra, lupa, tijeras, mondadientes, gancho, lima… Cuesta imaginar que un objeto tan pequeño sea capaz de hacer tantas cosas diferentes.

Swiss Army Knife 364232 960 720

Y es que este modelo tiene hasta rayo láser, y una memoria flash de 64 o 128 Mb con conexión USB.

No puedo evitar imaginarme a los niños suizos, a la salida del colegio, intercambiando navajas con distintas funciones como si se trataran de cromos: tengui-tengui-falti. El éxito de las navajas suizas es tal que las fábricas Isbach y Delémont sacan al mercado, diariamente, 100.000 unidades.

Ha sido usada para expediciones en el Monte Everest, el Polo Norte y el Amazonas. La «navaja 61» (producida en 1961) es el único utensilio del armamento que acompaña al miliciano toda su vida. Desde Lyndon B. Johnson, los presidentes norteamericanos acostumbran a regalar una a sus invitados a la Casa Blanca. Incluso hay versiones de navaja para zurdos. Y ahora este accesorio forma parte del equipo oficial de los astronautas de la NASA.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio