Compartir
Publicidad

Rincones Frikis de Escocia: La Ruta de 'Los Inmortales'

Rincones Frikis de Escocia: La Ruta de 'Los Inmortales'
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Soy Connor MacLeod. Nací en 1518 en el pueblo de Glenfinnan en las orillas del lago Shiel. Y soy inmortal.

En 1986 se estrenaba una película llamada a ser de culto: 'The Highlander'. En España se tradujo como 'Los Inmortales', lo que era un spoiler en toda regla. Christopher Lambert interpretaba a Connor MacLeod, del Clan de los MacLeod, que pronto descubriría que era diferente a sus clansmen, pues no podía morir.

Cualquier fan de la película tiene múltiples visitas fijas en Escocia. Vamos a repasarlas:

El Clan McLeod ficticio

El Clan McLeod que se muestra en la película es algo diferente del clan real. Connor afirma que nació en Glenfinnan, junto al Loch Shiel, así que esa es nuestra primera visita. El punto más visitado es el Glenfinnan Monument, que se erige en el sitio en el que el Príncipe Charles Edward Stuart alzó su estandarte al inicio del Levantamiento Jacobita en 1745.

Loch Shiel

El monumento en sí no tiene mayor interés, pero las vistas del Loch Shiel desde su mirador son increíbles. Allí se filmaron las escenas del bote, en las que el Español, interpretado por Sean Connery, le explica en qué consiste su don al Escocés. Hay otro punto de interés friki a unos metros del Centro de Interpretación del Monumento, pero ya llegaremos a eso en su momento.

Otro punto que no puedes perderte, seas friki o no, es Eilean Donan Castle. Aquí se rodaron las escenas de la villa donde se crió Connor. El castillo es real, puede visitarse y es uno de los mejor conservados de Escocia, pero pertenece a otro clan real: el de los MacRae, que a mediadios de siglo decidieron restaurar el legado familiar y abrirlo al público.

Eilean Donan Castle

Es sencillamente precioso. El olor a salitre lo envuelve, ya que el Loch en el que se encuentra, Lochalsh, está conectado con el mar. El único acceso es a través de un puente de piedra, y en su interior lo más destacable es el salón principal, donde se conserva el artesonado del techo, con los escudos de los clanes aliados de los MacRae.

Muchas escenas se rodaron en Isle of Skye, la tierra del auténtico Clan MacLeod. Las clases de esgrima que el Español le da a Connor tienen lugar en diversos puntos de las imponentes cordilleras que surcan Skye. La mejor forma de llegar es a través del Puente de Skye, en Kyle of Lochalsh, aunque cruzar en el ferry Mallaig-Armadale tiene su encanto.

Isle of Skye

En el parque natural de Glen Coe se rodaron múltiples escenas, como la batalla que se muestra al comienzo de la cinta. Glen Coe es una visita obligada, por sus impresionantes paisajes, y esta es otra excusa perfecta. Pero si quieres ver estos lugares de rodaje, te toca hacer algo de senderismo, otra de las mejores cosas que puedes hacer si pasas por allí.

Glen Coe

¿Recordáis la playa por la que corre Connor, lleno de vida al entender su inmortalidad? Pues es Morar, al sur de Mallaig, uno de esos escasos puntos de arena blanca entre kilómetros y kilómetros de acantilados. Como véis, todos estos puntos de interés están muy próximos.

El auténtico Clan MacLeod

A algunos les sorprende saber que los clanes escoceses siguen existiendo, pero es más: mantienen la misma organización que hace siglos. Siguen reuniéndose, mantienen los castillos y tierras del clan, y velan por los suyos. Y los MacLeod no son menos.

Si queréis conocer a los auténticos MacLeod, podéis pasar por Dunvegan Castle, el castillo del clan, en Isle of Skye. Desde allí, Hugh MacLeod, 30º Jefe del Clan, invita a los visitantes (de forma figurada) a conocer un poco de los casi 800 años de historia de la familia.

Alkar, todo pensativo, en el jardín amurallado de Dunvegan

El castillo en sí no tiene mayor interés, a menos que realmente quieras conocer la historia del clan. El precio además es muy alto, 10 libras por persona, y no aceptan ningún tipo de pase turístico. Por fuera su estética no es comparable a Eilean Donan (el cambio en el rodaje es más que justificado), y el interior tiene el aspecto de una vivienda de mediados de este siglo.

Pero por un precio reducido puedes visitar los jardines, que sí merecen la pena. Das un paseo por el Jardín del Agua, o por el Jardín Amurallado, ves el castillo por fuera, y te ahorras las libras del castillo.

Rincones no frikis

¿Y si no eres friki? No hay problema, en el especial iré combinando artículos sobre la ruta que seguimos junto con otros como este, centrados en visitas que los fans no deben perderse. Siguiente destino: Edimburgo-Aberdeen.

Más información | Scotland the Movie, IMDB Sitios oficiales | Eilean Donan Castle, Dunvegan Castle En Diario del Viajero | Especial Rincones Frikis de Escocia (y no tan frikis)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos