Compartir
Publicidad
Publicidad

El Viaje Lento gana adeptos

El Viaje Lento gana adeptos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Ir corriendo al aeropuerto, al hotel, al museo, a visitar tal o cual monumento...los viajes programados y en ocasiones los no tan programados suelen convertirse en ocasiones en una interminable carrera de fondo agotadora.

Contra esa manera de hacer turismo existe otra mucho más pausada: el Slow Travel o Viaje Lento. Al igual que la slow food (comida lenta) existe como alternativa a la fast food (comida rápida), el viaje lento empieza a ganar adeptos.

¿Cómo se hace un viaje lento? Pues evitando los aviones, tomando transportes menos contaminantes como trenes, buques, bicicletas, etc. El caso es disfrutar al máximo la experiencia de viajar, que el trayecto sea tan interesante como el destino.

De ese modo se entra más en contacto con la cultura del país que estamos visitando, con sus gentes y sus costumbres.

Pero claro, hay que tener tiempo para disfrutar de un viaje asi, y no todo el mundo está dispuesto a invertir todas sus vacaciones en la realización del trayecto. No obstante, es una alternativa muy interesante que muchas ciudades están acogiendo convirtiéndose en ciudades lentas, y ya existen agencias especializadas en el tema.

Uno de los convencidos adeptos al slow travel es Ed Gillespie, que mantiene un blog en el que explica las razones que le han llevado a adoptar esta forma de viajar y cuenta sus experiencias.

Via | Observer-Guardian Sitio Oficial | Ed Gillespie's Travelog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio