Compartir
Publicidad
Publicidad

Viajeros obsesivamente sistemáticos: visitan todos los McDonald´s del mundo, todos los Starbucks… y todo de todo

Viajeros obsesivamente sistemáticos: visitan todos los McDonald´s del mundo, todos los Starbucks… y todo de todo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos hemos soñado en alguna ocasión con visitar los canales de Venecia, las pirámides de Egipto o las cataratas de Iguazú, pero hay una clase de viajeros, unos viajeros obsesivamente sistemáticos, que se contentan con viajar a lugares en apariencia poco interesantes, lugares caprichosos que solo sirven para engrosar su lista personal de objetivos. Una lista que solo valoran ellos y los cuatro viajeros sistemáticos que comparten su afición.

Son viajeros como los que coronan el Everest y plantan su bandera, pero que se limitan a tachar otro nombre de su lista, sin mayor ceremonia. Tal y como señala Ken Jennings en su libro Un mapa en la cabeza: “Son viajeros de centro comercial, exploradores de aparcamiento.”

Uno viajero sistemático bastante popular es un tipo apodado Winter, que a estas alturas ya habrá visitado las 8.500 cafeterías de la cadena Starbucks que hay Estados Unidos, y cuyas gestas fueron recogidas en la edición del 23 de mayo de 2009 del The Wall Street Journal.

Winter se llama en realidad Rafael Lozano, pero le molesta que los medios de comunicación no se refieran a él por su apodo autoimpuesto. Durante muchos años, Starbucks abría establecimientos más rápido de lo que él podía visitarlos, pero la reciente crisis económica ha hecho que cierren cerca de mil cafeterías, con lo cual se trata de un objetivo inalcanzable. Sin embargo, cada cierre le hace sufrir (…) Si un establecimiento cierra sin haberlo visitado, “perdería otro trozo de mi alma”.

Incluso se ha rodado un documental sobre sus viajes, Starbucking, dirigido por Bill Tangeman, donde se ve al bueno de Winter viviendo siempre en su coche, y siguiendo sus propias normas a rajatabla: solo tacha un Starbucks de su lista cuando acaba la bebida que ha comprado. A continuación podéis ver el trailer:

Pero el viajero sistemático más conocido probablemente sea Peter Holden, que ya ha comido en más de 12.000 restaurantes McDonald´s. Holden ha llegado a comer en nada menos que 45 restaurantes McDonald´s de la zona de Detroit en un solo día. Repitamos: un día. Lo que Holden pedía generalmente en cada McDonald´s era dos Big Macs, pero en esos días de maratón pantagruélico entonces el pedido se reducía a un refresco Light y unas galletas McDonaldland.

Al menos, si seguimos al pie de la letra Teoría de la guerra de McDonald´s, Thomas Friedman (tres veces ganador del Premio Pulitzer) en 1996, Holden siempre visitará países escasamente conflictivos: la teoría postula que sólo los países con un nivel aceptable de desarrollo económico posee franquicias de esta cadena de restaurantes de comida rápida; por ello, dichos países nunca entrarán en conflicto bélico, para no poner en peligro el bienestar alcanzado.

Otro viajero sistemático que, además, imparte clases de turismo en la Universidad de Loyola Marymount (y que fue el acuñador del término “viajero sistemático” para referirse a estos obesivos coleccionistas geográficos) es Alan Hogenauer.

Antiguo ejecutivo de una línea aérea y asesor de marketing de viajes, Hogenauer se dedica a completar cientos de listas sistemáticamente, con objetivos a cada cual más absurdo. Por ejemplo, fue la primera persona en visitar todos los lugares gestionados por el Servicio de Parques Nacionales, en 1980 (pasaron 25 años antes de que alguien repitiera su hazaña).

Coleccionar lugares insípidos tiene un punto de absurdo, pero sus practicantes defienden su afición argumentando que son solo un medio para obtener un fin, una excusa para explorar el mundo y para encontrarse con sorpresas que no aparecen en las guías de viajes al uso.

Ken Jennings, que entrevistó a Hogenauer, pudiendo visitar su despacho, en el que cuelgan mapas que muetran su historial de viajes mediante chinchetas y entramados de cordeles, sigue asombrándose con el currículo viajero de Hogenauer:

también ha visitado los once distritos de Barbados, los treinta “lugares de culto histórico” de la ciudad de Filadelfia, las cincuenta y una estaciones meteorológicas de Tailandia y los lugares de nacimiento de todos los presidentes de Estados Unidos.

Sin duda, los viajeros sistemáticos pueden producir una mezcla de asombro y risa, pero muchos de ellos quizá algún día acaben formando parte de la historia de los viajes más épicos, incluso incorporándose en aquel santuario de aventureros y viajeros de la historia (cuyo presidente es un famoso humorista) del que os hablé hace unos días. ¿Y vosotros? ¿Habéis hecho alguna clase de viaje sistemático digno de explicar?

Fotos | Wikipedia | Enrique Íñiguez Rodríguez
En Diario del Viajero | Visitar la fábrica de Mc Donald´s

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio