Compartir
Publicidad
Publicidad

Las ruinas de My Son en Vietnam

Las ruinas de My Son en Vietnam
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las ruinas de My Son en Vietnam son uno de los vestigios más importantes de la cultura Champa, un pueblo de creencias hinduistas que tuvo su momento de esplendor en el sudeste asiático hace muchos, muchos siglos.

Lo primero es aprenderse bien el nombre, y aunque parezca sencillo, muchos occidentales tienden a pronunciarlo en inglés, lo que da mucha rabia a los vietnamitas. Los españoles lo tenemos fácil, simplemente debemos pronunciarlo como se lee.

Una vez dicho esto, comprobaremos in situ, que las ruinas de My Son tienen una longevidad increíble. Los templos y edificios fueron construidos entre los siglos IV y XIV.

Sin embargo, hablamos todo el rato de ruinas porque los bombardeos norteamericanos en la Guerra de Vietnam y los expolios de los franceses, transformaron este complejo irrepetible en lo que es hoy en día.

No obstante, su importancia cultural es incalculable, de hecho, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Llegar hasta My Son es muy sencillo. Los templos están muy cerca de Hoi An o Da Nang, así que no os será nada complicado contratar una excursión de una mañana para ver My Son y luego volver a la ciudad donde paséis la noche. El camino está lleno de limitaciones de velocidad un poco ridículas, por lo que se tarda un poco en llegar.

Una vez allí, podréis ver templos con formas típicas del Hinduismo. Muchos de ellos me recordaron a algunos que había visto en India o Camboya. Algunos edificios son de una altura prodigiosa y están construidos con ladrillos de un rojo intenso.

También hay estatuas de Shiva o numerosos símbolos que honraban a la fertilidad masculina y femenina. Además de los templos, también se pueden ver y rodear muchos de los cráteres que provocaron los bombardeos de los B-52 durante la Guerra de Vietnam.

Los pocos templos que quedan en pie son muy hermosos, aunque os recomiendo que llevéis protección contra el sol y agua para reponer líquidos, ya que las ruinas de My Son están en mitad de la selva y las temperaturas son un tanto extremas.

Además de ver las ruinas, en la entrada al complejo hay una especie de escenario donde representan bailes típicos de la cultura Champa, un tanto turístico, en mi opinión. Una forma de atraer más gente a las ruinas de My Son en Vietnam.

Imagen | Taylor Miles En Diario del viajero | El puente cubierto japonés de Hoi An (Vietnam), Vietnam: consejos para comprar trajes a medida en las sastrerías de Hoi An

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos