Sigue a

Caminos de la India: jaipur-02

En Agra decidimos volver a alquilar un coche, realmente ir con chófer es lo más cómodo debido a la cantidad de mochilas que llevamos, que tras más de 10 días de viaje, han ido aumentando en peso y tamaño y a los pocos billetes o trenes disponibles que hay para viajar estos días debido a la celebración del Holi. Nos disponemos a salir de nuevo hacia otra ciudad, la Ciudad Rosa, Jaipur.

Jaipur es la capital del estado de Rajastán, una ciudad construida con estuco que imita la arenisca, como la utilizada en el Fuerte Rojo de Agra. El color rosa se debe a ser el color de la bienvenida en India, por lo que es la ciudad de la hospitalidad, aunque también es el color de la suerte en esta región.

Tras horas y horas de coche por las duras carreteras, sueño, cansancio acumulado y mucha hambre llegamos a Jaipur. Nuestro chófer, esta vez no hablaba inglés y casi ni respiraba. Pretendía cobrarnos unas cuantas rupias más por poner el aire acondicionado, diciendo que el coche gastaba muchas más gasolina.

Al final lo puso y no nos cobró nada, hay que tener mano izquierda y derecha para que estas cosas no sucedan. La ciudad es un caos, como todas en la India, pero no se chocan ni se enfadan con el resto de conductores cuando se quedan atascados o atravesados en alguna rotonda.

Jaipur es impresionante y una de las ciudades más turísticas de la India, lo mejor para encontrar hotel es ir a la oficina de turismo, allí te dan unas direcciones que luego revisas y eliges. Llegamos a una zona de hoteles regentados por gente joven, nos decantamos por uno con terraza y buenas habitaciones.

Caminos de la India: jaipur-01

En Jaipur además de poder comprar de todo en el centro, se pueden visitar unos preciosos palacios, deambular por sus calles o montar en elefante. En esta ciudad se encuentra uno de los observatorios más antiguos de la india. Y también tiene un zoo.

Una vuelta en rickshaw y unas compras dan paso a salir de la ciudad y visitar uno de los palacios más bonitos, enclavado en medio de un lago, el Jal Mahal. Cerca de él se ve la muralla que cerca la ciudad, una muralla de raras formas curvilíneas y que también vemos desde el hotel. El Palacio de los Vientos impresiona por sus muchas ventanas desde donde las mujeres de los marajás y la corte podían mirar el mundo exterior sin ser vistas.

Jaipur es un buen sitio para comprar telas a muy buen precio, regateando mucho, ya que te llevan a una “fabrica” donde te enseñan como las estampan y luego pretenden venderte otras que se hacen en cadena. Lo mejor es pasear por las afueras y colarse en las callejuelas para descubrir nuevos lugares alejados de las zonas más turísticas.

La pintura sobre seda es un arte, venden delicadas telas con preciosos dibujos de motivos hindis, elefantes, palacios y caza. Si quieres comprar debes tener cuidado, te pueden dar gato por liebre o pedirte mucho más de lo que vale. Hay que regatear, como en todo.

Subirse a un elefante es posible en Jaipur, donde se celebran torneos de polo en estos paquidermos y donde se llevan a cabo los campeonatos de este deporte más importantes. Ir a ver como lavan a los elefantes en el río es algo espectacular.
Y puestos a ver animales, y más por curiosidad, nos adentramos en el Zoo de Jaipur, un recinto creado en 1876 que deja mucho que desear, comparado con los zoos europeos.

Está dividido en dos partes una para animales y otra para reptiles y aves. Disponen de unas 71 especies diferentes. El precio es diferente para extranjeros y locales y por llevar cámara te piden unas rupias más, aunque si no dices nada, no las pagas.

Dentro del zoo viven personas, son de las castas más bajas, lo que limpian. Unas señoras ataviadas con sus saris nos los señalan como si fuesen unos animales más, alucino. A nosotros nos tratan con curiosidad y todos quieren hacerse fotos con unos occidentales blanquitos. Los animales están mal cuidados, con la terrible sarna que envuelve este país. Pero claro, con tanta gente sin comida, como van a tener a los animales gordos y orondos..

Jaipur es increíble, mañana tras las compras salimos en tren a Nueva Delhi, el viaje está tocando su fin.

Caminos de India

1. El Kumba Mela
2. De Haridwar a Rishikech
3. Rishikech y la meditación
4. Mathura
5. Barsana
6. Falen
7. De vuelta a Mathura
8. Agra

Imágenes | Alicia Sornosa y Antonio Mulero

Ver galería completa » Caminos de la India: Jaipur (19 fotos)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios