Sigue a Diariodelviajero

El Sardinero Santander

Ya entramos en el mes de junio y seguimos nuestro recorrido por los destinos de playa para ir con niños, y en esta ocasión hacemos las maletas para ir a Santander, al norte de la Península.

Nos hemos bañado en aguas del Mediterráneo en Calpe y en el océano Atlántico en Lanzarote para trasladarnos ahora al mar Cantábrico, donde las mareas transforman las playas y las temperaturas cálidas invitan a disfrutar de mar, arena, ciudad y naturaleza por igual.

En Santander tenemos las playas de El Sardinero, de la Magdalena, del Camello, de los Peligros y de los Bikini…, y aunque no se encuentran a gran distancia (de hecho algunas forman parte de la misma línea de costa), por comodidad podemos consultar antes su situación para escoger alojamiento.

El Sardinero cuenta con dos playas con su mismo nombre, de tradición centenaria, frecuentada a partir del siglo XIX por los beneficios para la salud de los baños de olas. Están seguidas en la línea de costa y unidas cuando la marea baja. Ambas playas son muy familiares y concurridas en verano, aunque hace años se asociara cada una de las playas a distintas clases sociales.

la Playa Primera del Sardinero es la más cercana a la Península de la Magdalena, un arenal no muy largo (350 metros) pero de más de 28000 metros cuadrados de superficie, con una anchura media de 80 metros. Una de las playas más populares de la ciudad.

La Playa Segunda del Sardinero es el arenal de mayor superficie del municipio, de unos 1000 metros de longitud por 80 metros de anchura. Ambas playas cuentan en verano con servicios vigilancia, ducha-lavapiés, papeleras, recogida de residuos, fuente, acceso a personas con movilidad reducida…

Los elegantes edificios que miran al Paseo marítimo dan un toque muy señorial, y podemos encontrar multitud de restaurantes a lo largo de dicho paseo.

La Concha está situada a continuación de las playas del Sardinero, una playa muy turística por lo que cuenta con todo tipo de infraestructuras y servicios. Junto a ella encuentran el Casino, el hotel Rhin y el hotel Sardinero.

Situada a continuación de la playa de la Concha, la Playa del Camello (llamada así por una curiosa roca con la forma de este animal) está algo más apartada de toda la oferta turística del Sardinero, orientada hacia el este. Se sitúa en paralelo a la Avenida de la Reina Victoria y en perpendicular a la Avenida de la Magdalena, entre las playas de El Sardinero y la Península de La Magdalena.

La Playa de la Magdalena, de cara a la Bahía de Santander, con unos 900 metros de longitud y unos 70 de anchura media, hacen de este arenal el más amplio despúes de los de El Sardinero. Cuenta con los mismos servicios que las anteriores.

La Playa de los Bikinis está situada también dentro de la bahía de Santander, rodeando el sudeste de la Península de la Magdalena. Por el oeste limita con la Playa de La Magdalena (de hecho no es fácil establecer el límite) y por el este con un grupo de rocas tras el cual se encuentra el Embarcadero Real.

La playa de Los Peligros está junto al Museo Marítimo del Cantábrico, este lugar da acceso a la playa de Los Peligros que está unida a los arenales de la Magdalena y la de los Bikinis. Posee 200 metros de longitud y unos 70 metros de anchura media.

Podemos recorrer estas playas gracias a una pasarela de madera que las bordea y une. Un bonito paseo marítimo recorre tanto estos arenales como los de El Sardinero.

Además de estas playas urbanas el municipio cuenta con otras muchas, así como toda la provincia, algunas de gran belleza, por lo que podemos explorar y pasar jornadas inolvidables. Muy cerca de Santander, en la otra parte de la bahía, destacan las playas del Puntal.

No olvidéis en ningún momento las precauciones para prevenir ahogamientos infantiles, nunca hay que bajar la guardia, ni por muy tranquilas que estén las aguas, y por supuesto escoger otra opción si el mar está revuelto…

Playa de la Magdalena - Santander Playa de la Magdalena en Santander

Alojamiento y actividades con niños en Santander

En la ciudad de Santander encontramos muchas posibilidades de alojamiento, especialmente hoteles de varias categorías, muchos junto al Sardinero o cerca de la playa. También tenemos hoteles más céntricos y apartamentos turísticos. No encontramos resorts o grandes hoteles, al tratarse de un destino urbano.

Pero si he escogido Santander para viajar con los niños es que estuve hace poco con mi hija mayor y, aun sin pisar la playa (bueno, sí que dimos un agradable paseo por la de los Peligros y la Magdalena, pero en pleno diciembre a ver quién se atreve a darse un baño) fue una estancia muy entretenida.

En Santander, junto a las playas no podemos perdernos un paseo por la Península de la Magdalena con sus parques, con el tren turístico “Magdaleno”, con el Museo del Hombre y la Mar y el pequeño zoo… Sin duda es un lugar ideal para pasar una larga tarde con los peques.

Otro lugar que encantará a los niños es el Museo Marítimo Cantábrico, situado entre el promontorio de San Martín y la playa de los Peligros. No os perdáis las vistas desde la terraza.

El Planetario (con cita previa) el Museo de Arte Contemporáneo, el Paseo de Pereda y su bonito tíovivo, la Casa Museo Menéndez Pelayo… son algunas otras alternativas para pasar un buen rato en familia en Santander.

Saliendo al resto de la Comunidad, las riquezas naturales y culturales que encontramos son muy recomendables, no os olvidéis planear vuestras rutas y dedicaros con deleite a la gastronomía cántabra.

En definitiva, aunque no sea uno de los típicos destinos playeros, Santander me parece un lugar estupendo para pasar las vacaciones con niños, no solo por sus playas para los incondicionales del cubo y la pala, sino por otros atractivos que nos ofrece la capital de Cantabria.

Fotos | Alberto Valera en Flickr y Eva Paris
En Diario del viajero | El Funicular del Río de la Pila en Santander, El Capricho de Gaudí en Comillas, Cantabria

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios