Publicidad

Buscando El Dorado en Guatavita, Colombia

Buscando El Dorado en Guatavita, Colombia
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Todos hemos escuchado algo sobre esta leyenda. Hace unos días me encontraba en Bogotá, desde donde fui a la impresionante Catedral de Sal y Guatavita. En una laguna cerca de aquí tiene lugar la conocida leyenda del Dorado.

En esta laguna los indígenas muiscas celebraban la coronación de los nuevos caciques, quienes se situaban en el centro de la laguna, invocaban a sus dioses y posteriormente se introducían en el agua envueltos en polvo de oro junto con objetos de oro.

Los nativos no veían el oro como algo valioso, sino como una forma de acercarse a los dioses. Sin embargo, los conquistadores españoles escucharon sobre este lugar y su leyenda y no pararon hasta descubrir su ubicación. Entonces saquearon Guatavita e intentaron desaguar la laguna, sin éxito. Posteriormente una pequeña parte de la orfebrería expoliada ha sido devuelta a Colombia y algunas se exponen en el Museo del Oro de Bogotá.

Si hablamos de Guatavita nos podemos referir a tres términos diferentes: la laguna, la ciudad original de Guatavita y la nueva Guatavita.

Resulta que la ubicación original de la ciudad de Guatavita, estaba donde ahora se encuentra el embalse del Tominé, pero en 1967 reconstruyeron Guatavita La Nueva, siguiendo exactamente la misma arquitectura colonial en su nueva ubicación, a orillas del embalse. En la actualidad el embalse del Tominé abastece agua y electricidad a Bogotá.

Guatavita La Nueva es un pequeño municipio de unos 5.000 habitantes que bien merece una visita por sus casas tan cuidadas, en pendiente, desde las montañas hasta el embalse. Estuve un rato sentado en su tranquila plaza principal y, desde ahí, caminé por calles muy bonitas en el más absoluto silencio hasta que empezó a oscurecer y decidí volver a Bogotá.

guatavita.jpg

El tour organizado desde Bogotá a la Catedral de Sal y Guatavita es la opción que la mayoría de los turistas elige. Pero es muy fácil ir por tu cuenta, en autobús desde el Portal 170 de Bogotá hasta Zipaquirá para ver la Catedral de Sal y luego otro a Guatavita. Desde aquí hay autobuses de regreso directamente a Bogotá.

Si decides ir por tu cuenta, deberías ir por la mañana temprano pues dependes de los horarios de los autobuses. La laguna está 7 kilómetros antes, pero para llegar necesitarás subir en otro bus desde Guatavita.

Fotos | Mar Serrano y Andrew Bertram
En Diario del Viajero | Ráquira, el colorido pueblo artesano de Colombia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir