Publicidad

El día que desapareció la Estatua de la Libertad

2 comentarios

Publicidad

Una noche de 1983, la famosa Estatua de la Libertad desapareció.

Al menos éso nos hicieron creer. Que uno de los íconos más visitados por los turistas en la ciudad de Nueva York, se había desvanecido delante de millones de personas.

Un jovencísimo David Copperfield, con más pelo y peor vestuario (antes que conociera las bondades del color negro), nos llevó a creer por unos instantes que había evaporado a la estatua.

Pero no se sientan tontos, a unas cuantas personas que estuvieron allí en vivo y a escasos metros de Miss Liberty, les pasó lo mismo. No pudieron creer cuando la cortina que cubrió a la dama, cayó para dejar un inmenso espacio negro y vacío. A pesar del helicóptero sobrevolando, las luces, cámaras de televisión y hasta un radar.

El espectáculo se transmitió en directo para millones de espectadores que quedaron también, supongo, con la boca abierta y preguntándose : ¿cómo lo hizo?

Durante varios años, hubo muchas especulaciones sobre la forma de realizar tremendo acto de ilusionismo (porque la Estatua volvió a su lugar, no?) Aquí les proponemos una solución propuesta.

Para los que quieran descubrir cómo se hizo (la solución siempre es más sencilla de lo que suponemos), lo pueden ver en vídeo aquí debajo. Si quieren conservar la magia, sigan con otro tema.

Videos | Youtube Sitio oficial | David Copperfield

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir