Compartir
Publicidad

Floralis Genérica, ícono de de Buenos Aires

Floralis Genérica, ícono de de Buenos Aires
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El barrio de La Recoleta de Buenos Aires tiene una larga historia que se remonta a los principios de la ciudad. Aquí, junto al famoso Cementerio, se ubica una de las iglesias más antiguas: la Iglesia del Pilar, del siglo XVII.

La zona conserva un entorno verde envidiable para una urbe multitudinaria como Buenos Aires. El Parque Thays, Plaza Francia y la Plaza de las Naciones Unidas albergan algunos sitios de visita obligada.

En esta misma zona encontramos algunos puntos muy interesantes de incluir en una visita a Buenos Aires. Por ejemplo el Centro Cultural Recoleta, Museo Nacional de Bellas Artes, el magnífico edificio de la Facultad de Derecho y a su alrededor la Plaza de las Naciones Unidas en la que se encuentra un ícono moderno de la capital argentina: Floralis Genérica.

El parque que la rodea, de 4 hectáreas, provee de varios caminos para acercarse a esta enorme escultura metálica, regalando diferentes vistas. Hablamos de una escultura "viva" realizada en acero inoxidable provisto por el fabricante de aviones Lockheed.

Sus enormes pétalos de 32 metros de altura se abren por la mañana y se cierran al ocaso dando vida a esta flor gigante que reposa en el centro de un estanque de más de 40 metros de diámetro.

Por la noche, al cerrarse el capullo, se ilumina desde su interior. Los horarios en que despliega sus pétalos y los vuelve a cerrar, varían en función de la estación del año.

Es una obra del arquitecto Eduardo Catalano quien la obsequió a la ciudad de Buenos Aires en el año 2002, fecha de su inauguración.

Foto | María Victoria Rodríguez
En Diario del Viajero | Rutas de casas históricas de Buenos Aires

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio