Compartir
Publicidad
Publicidad

Museo Nacional de Antropología de México (II)

Museo Nacional de Antropología de México (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer comenzamos a recorrer el magnífico Museo Nacional de Antropología de México. Continuemos hoy dando un paseo por algunas de sus piezas más importantes aunque, como dijimos, sus colecciones son enormes y es difícil elegir entre tantas piezas y de tanta calidad y valor histórico.

Pero en una primer visita, debemos incluir un vistazo general, posando nuestra mirada en objetos singulares, de significados asombrosos. De todas formas, te recomiendo que te pares allí donde tu curiosidad te lleve. No hay piezas menores, todas encierran un conocimiento de siglos para que te asombres. Desde las construcciones guardadas en el exterior, a las vasijas mortuorias, las máscaras, los tocados, las joyas o las estelas grabadas en la piedra.

Aquí podrás ver, por ejemplo:

  • Calendario Azteca (foto). Así se conoce popularmente a la llamada "Piedra del Sol", aunque es de la cultura mexica y fuera grabada alrededor del 1450. Se trata de una enorma pieza de 3,60 metros de diámetro y más de 1 metro de grosor, que pesa una 24 toneladas. Esta magnifica pieza fue encontrada en la actual plaza de El Zócalo, parte del antiguo Templo Mayor de Tenochtitlán, en 1790. El grabado de círculos concéntrico nos muestra al dios del sol, Tonatiuh. A su alrededor se desarrollan los 4 soles de otras tantas eras, y en diversos círculos se representan los períodos que dan forma a los años de 260 días del año maya; los puntos cardinales y demás detalles que servían para medir el tiempo en su momento. El último círculo exterior, muestra los períodos de 52 años que formaban las eras en el Calendario.
mexico
  • La Coatlicue, una monumental pieza que representa a la Diosa Madre, regidora de la vida y de la muerte (a la izquierda de la foto). Madre del dios de la guerra, Huitzilopochtli y de la Luna (Coyolxauhqui). Su hijo fue el fundador de Tenochtitlan. Se dice que al nacer éste, sus 400 hermanos y su hermana (la Luna) decidieron darle muerte pero el pequeño nació armado hasta los dientes (ya mostraba maneras de guerrero), y los mató a todos. Y en la lucha, decapitó a su hermana, cuya cabeza voló al cielo y desde allí alumbra cada noche.

  • En el patio de la Sala Tolteca se encuentra una réplica del juego de pelota, un juego ritual que se practicó por los pueblos mesoamericanos a lo largo de 30 siglos. En principio el juego consistía únicamente en mantener la pelota en movimiento, pero más adelante se introdujeron los aros de piedra por los que habñia que hacer entrar las bolas. Éstas estaban hechas de goma maciza y pesaban entre 4 y 5 kilos. El partido estaba incluído dentro de ceremonisl rituales que pueden haber incluído sacrificios humanos.

  • La maqueta de Tenochtitlán se exhibe en la misma sala que las dos primeras piezas que mencionamos. En esta extensa reproducción podemos ver claramente cómo era la ciudad sobre el lago, en lo que hoy es el centro histórico de la ciudad. Se fundó aproximadamente en el año 1350 con los pueblos nahuas que había peregrinado durante más de 150 años hasta encontrar el lugar ideal: "donde un águila devorara la serpiente, sobre un nopal". Y fue aquí. La antigua ciudad recibía agua y alimentos, y estaba conectada con las orillas por caminos sobre puentes que fueron fundamentales para el asedio, sitio y caía de Tenochtitlán ante las fuerzas de Hernán Cortés, en agosto de 1521.

Éstas son sólo algunas muestras de la colección antropológica más grande del mundo sobre las culturas mesoamericanas. Son impresionantes también los grabados en estelas, las cabezas de serpientes, los frentes de templos y pirámides traídas desde todos los rincones del México actual. Utensilios, panteones mortuorios, gigantes cabezas olmecas, vasijas, adornos, la bellísima corona de plumas multicolores con la que Moctezuma recibió a Cortés meses antes de su caída, urnas y adornos funerarios, petos y joyas tachonadas de piedras.

En la primera planta de todo el edificio se exhiben las colecciones etnográficas que no hacen sino enriquecer la visita y paseo por las culturas nahuatl, olmeca, tolteca, azteca, maya, mexica, entre muchas otras. Y frente al edificio del MNA, hay una ampla explanada donde pueden verse la ceremonia de los famosos Voladores de Papantla. Este ritual ha sido declarado Patrimonio del a Humanidad y es digno de ver y de conocer la leyenda de los voladores.

Como anécdota les dejo aquí la leyenda que reza en una placa del patio del MNA:

En tanto que permanezca el mundo,
no acabará la fama y la gloria,
de México-Tenochtitlán.

El Museo Nacional de Antropología de México se encuentra ubicado dentro del Bosque de Chapultepec. Abre de martes a domingo de 9 a 19 h y la entrada cuesta 51 pesos mexicanos (unos 4 euros).

Nota: Esta visita a la Ciudad de México fue posible por una invitación de AeroMéxico y Room Mate Valentina. Muchas gracias.

Fotos | María Victoria Rodríguez En Diario del Viajero | Museo Nacional de Antropología (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos