Compartir
Publicidad

¿Qué es lo más turístico que se puede hacer en Amsterdam? Recorrer sus canales en crucero

¿Qué es lo más turístico que se puede hacer en Amsterdam? Recorrer sus canales en crucero
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Amsterdam es una ciudad que requiere de cierto tiempo para poder empaparse bien de su historia, sus opciones de ocio, de sus calles y de sus monumentos y museos. Nosotros ya hemos recomendado en otras ocasiones cosas que ver, que hacer y hasta dónde comer y hacer nuestras compras en la capital de Holanda, ¿pero qué pasa si sólo tenemos unas horas para hacer un recorrido muy básico de sus calles?

Casi todas las ciudades disponen de una opción socorrida y fácil, el autobús turístico. Pero en Amsterdam, con sus más de cien kilómetros de canales, el bus de dos plantas se transforma en un crucero fluvial largo y achaparrado, de los que a veces cuesta pensar que podrán pasar, sin encallar, por el arco de alguno de sus puentes. Y, sin tener en cuenta el paseo por el Barrio Rojo, subirse a uno de estos barcos turísticos es, seguramente, lo más típico que se puede hacer en la ciudad.

¿Qué se ve en un crucero por los canales?

Existen, al menos, media docena de compañías que ofrecen recorridos circulares por el anillo de canales de la ciudad, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pueden abordarse desde diferentes puntos de la localidad (en mi caso, elegí los cruceros que parten de Damrak), y suelen seguir un recorrido muy parecido. Duran una hora y, a lo largo del viaje, se va explicando la historia de Amsterdam y la propia historia de los canales, especialmente entre la Edad Media y la época de mayor esplendor de la capital, en el siglo XVII.

Amsterdam2

Hay cuatro canales concéntricos que rodean la ciudad: Singel, el más interior, Herengracht, Prinsengracht y Keizersgracht. Este anillo, construido para aprovechar mejor la intensa actividad comercial del puerto, celebró su 400º aniversario en 2013, y siempre hay multitud de embarcaciones de todo tipo navegando por ellos. En fin de semana, por ejemplo, es habitual ver a grupos de amigos, o familias, cenando o tomando algo en un barco, más a los habitantes de la ciudad que los utilizan para ir a sus casas. El tráfico por los canales puede ser bastante intenso.

La experiencia del crucero (que cuesta a partir de diez euros, para adultos) es curiosa, aunque el vistazo que ofrece a la ciudad es superficial. Los que recorren sobre todo el Herengracht se centran mucho en la importancia de los comerciantes y de las compañías holandesas en el siglo XVII, y sí que explican aspectos curiosos sobre la arquitectura de las casas construidas a orillas del canal, como la razón por la que unas cuantas de ellas estén inclinadas hacia un lado o los distintos tipos de gabletes que coronan sus fachadas.

Amsterdam 3

La última parte del recorrido sí es interesante porque nos lleva al IJsselmeer, o lago IJ, que antiguamente era la bahía de Amsterdam. Ahora, es uno de los lugares donde es posible ver los edificios más modernos de la ciudad, desde el Instituto de Cine EYE, al Museo de la Ciencia NEMO. Se encuentra en la parte trasera de la estación central, y es posible que no sea un sitio que vayamos a visitar si nos ceñimos al centro de Amsterdam o a su barrio de los museos.

No es necesario subirse a un crucero organizado para recorrer los canales, porque también existe la posibilidad de alquilar pequeñas embarcaciones para que nos movamos por nuestra cuenta. Y estos cruceros ofrecen, además, todo tipo de variedades en su trayecto: nocturnos, románticos, en barcos abiertos... Hasta con un menú de pizza y helado. En Amsterdam se puede encontrar de todo.

En Diario del Viajero | Amsterdam: atractivos imperdibles de la ciudad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio