Compartir
Publicidad
Publicidad

China: buenos modales en un viaje de negocios

China: buenos modales en un viaje de negocios
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mercado chino es apetecido por las empresas de todo el mundo: millones de potenciales consumidores. Pero bien saben los que lo intentan, que no es fácil hacer negocios con los chinos. Y un tema no menor es el de cómo comportarse en un viaje de negocios a China.

Las normas de la etiqueta y los buenos modales, las formalidades y protocolo, son fundamentales a la hora de hacer una buena entrada y, más tarde, mantener buenas relaciones comerciales y personales.

Vamos a darles algunas pistas que servirán en un caso de viaje de negocios y, asimismo, nos convendrá conocer en caso de un viaje de placer también.

Saludo

Una leve inclinación del cuerpo, echando los hombros hacia adelante, es la señal más conocida para saludar formalmente.

Estrechar la mano es una formalidad aceptada también, pero no tan frecuentemente. Convendrá esperar a ver qué hacen los anfitriones al recibir a un extranjero como nosotros. Una inclinación y, en caso que nos extiendan la mano, la estrechamos.

No se debe utilizar la otra mano para tomar del brazo o del codo a quien nos saluda.

Las relaciones entre chinos es fuertemente jerárquica. Siempre debemos dirigirnos a la persona de mayor edad del grupo. Usualmente es quien entra primero en una sala.

Si eres recibido por un grupo de personas, es común que lo hagan con un aplauso. Es de buena educación devolver la atención con el mismo gesto aplaudiendo brevemente a los anfitriones.

Al hablar con una persona, debemos llamarle por su apellido que usualmente va al inicio del nombre. Por ejemplo: si nos presentan al señor Li Jinhao, le llamaremos Señor Li, pero nunca por su nombre de pila.

Trato en público

Las expresiones de emoción están mal vistas cuando se muestran en público. Se valora especialmente a quien muestre autocontrol, modestia y educación cuando se dirige a un auditorio.

Los chinos pueden parecer tímidos o introvertidos en un primer contacto. No lo tomemos como descortesía u hostilidad, es exactamente lo contrario: un signo de respeto.

Lo que no se debe hacer

Trata de tener quietas tus manos. Los ademanes exagerados o el contacto físico en público con el interlocutor, están muy mal vistos.

Nunca, nunca hagas comentarios que puedan avergonzar o dejar en evidencia en público a un potencial cliente o proveedor. Será la partida de defunción de tu negocio en China.

Si bien podrás ver a hombres o mujeres tomados de la mano entre sí mientras hablan, las demostraciones de cariño públicas entre personas del mismo sexo no son toleradas en absoluto.

No te lleves la mano a la boca (es un gesto de muy mal gusto), no te muerdas las uñas, no silbes ni señales nada ni a nadie con el dedo (usa la mano abierta para hacerlo).

No te asombres, sin embargo, si tu interlocutor escarba su nariz o escupe en mitad de una conversación. Estos gestos no son vistos como algo descortés.

Al comer

En este apartado encontrarás muchas diferencias con las costumbres occidentales.

En China se puede hablar con la boca llena (sí, mamá, se puede). Beber haciendo mucho ruido también (sí, mamá, también). Y eructar después de comer se considera un signo de gratitud y satisfacción (mi mamá se ha desmayado).

Comida china

Una comida china típica se compone de muchos platos. Se espera que pruebes todos, aunque no tienes por qué comerlos hasta el final. Pero el tema tiene su vuelta: cuando nos ofrecen un plato, debemos declinar la invitación muy amablemente para que el anfitrión cumpla con su papel y vuelva a ofrecérnoslo. Entonces sí, podemos probarlo.

No uses los palillos para señalar algo, ni los muevas en el aire como un abanico, y nunca los dejes clavados en la comida. Si dejas un poco del plato servido, mostrarás que estás satisfecho pero que no eres un glotón: buena señal.

El anfitrión siempre espera que agradezcas su atención, aunque parezca que tu comentario está demás.

Durante la comida, se suele servir té para acompañar. Si quieres asombrar a tus nuevos amigos chinos con el conocimiento de la etiqueta local: golpetea suavemente la mesa con los dedos de tu mano derecha (como si tocaras una escala musical) mientras te sirven tu taza.

Regalos

Se acostumbra entregar pequeños presentes cuando entablas una relación o cuando eres invitado a una casa.

Una buena idea es llevar algo simbólico de nuestro país de origen. No es necesario que sea nada voluminoso ni caro. Se valora el hecho en sí, no el objeto.

Recuerda lo que hablamos en otra oportunidad: nunca regalemos un reloj, ni tijeras u objetos punzantes.

Como sucedió con la comida, quien recibe el regalo empezará rechazándolo atentamente. Se espera que insistas cortésmente para darle pie al otro a que lo acepte (ésto puede repetirse un par de veces antes de que finalmente lo reciba).

Algunos colores tienen gran simbolismo en China y es mejor conocerlo para no quedar mal. El blanco se asocia con la muerte y el negro tiene connotaciones de desastre (no los uses para envolver un regalo).

En China, así como en Japón, el número 4 es de mal augurio. No regales 4 objetos iguales, elige siempre combinaciones que tengan los números 6 u 8.

¿Muchas vueltas? Bueno, será mejor que te acostumbres a los usos y formalidades chinas si quieres hacer amigos o negocios allí.

Gracias a Li Feng por su asesoramiento y paciencia "china" para contestar a todas mis pregunas.

Diario del Viajero | Las agencias chinas recomiendan no escupir en el extranjero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos