Compartir
Publicidad
Publicidad

Dormir como un nómada en el desierto del Thar

Dormir como un nómada en el desierto del Thar
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En nuestro tour por Rajasthán, el estado más mágico de India, es muy difícil que no incluyamos una parada en Jaisalmer; una ciudad que, de por sí bella, gana todavía más atractivo al situarse a apenas 40 kilómetros del desierto del Thar.

Este árido desierto, además de servir como frontera natural entre India y Pakistán, es uno de los lugares preferidos por los viajeros para vivir una emocionante experiencia que a buen seguro nunca olvidarán: dormir como un auténtico nómada del desierto. Para ello disponemos de varias alternativas que a continuación pasamos a desgranaros.

Camel-Safari

La primera de ellas consiste en una excursión organizada desde Jaisalmer que incluye el desplazamiento hasta las Dunas de Sam, lugar de partida de la mayoría de los “camel safari”. Allí nos encontraremos con dos camelleros que serán los encargados de guiarnos en un recorrido de varios kilómetros desierto adentro, hasta llegar al punto donde pasaremos la noche.

Nuestros guías, también cocineros, nos prepararán una exquisita cena a base de chapati, arroz y diferentes curries que harán que nos chupemos los dedos. Y como colofón final, la noche: dormir bajo el limpio y estrellado cielo de India dejará un recuerdo imborrable en vuestra memoria. Un único consejo: no olvidéis abrigaros bien, ¡la noche del desierto es muy fría!

Campamentos

La segunda alternativa, que también puede combinarse con la primera, es la de dormir en uno de los numerosos campamentos que rodean las Dunas de Sam. Las opciones son múltiples, y en función de la que escojamos (esto es: de lo que paguemos) dispondremos de más o menos comodidades. Sea cual sea el precio, eso sí, los servicios incluyen un paseo por las dunas para ver la puesta de sol y una agradable cena-espectáculo con danzas típicas del Rajasthán.

Por libre

Por último, los viajeros más independientes tal vez prefieran montárselo por su cuenta. Llegar hasta las Dunas de Sam es relativamente barato en taxi compartido, y gratis si conseguís que alguien os acerque en autostop. Una vez allí podéis quedaros hasta la puesta de sol y regresar a dormir a Jaisalmer, o negociar in situ con los camelleros para conseguir el mejor precio en vuestro "safari".

No obstante, si estáis interesados en pasar una noche en el campamento tal vez os convenga llevarlo reservado con antelación: se trata de una opción muy demandada, sobre todo por los propios indios, quienes se desplazan con toda la familia desde los estados más remotos para descubrir diferentes aspectos de la cultura de un país casi inabarcable, incluso para ellos.

Imagen | Pablo Pecora En Diario del Viajero | Cuscús en el desierto, Bienvenidos a Bollywood: el cine Raj Mandir de Jaipur

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos