Compartir
Publicidad
Publicidad

Laos: De Nong Khiaw a Luang Prabang en barco

Laos: De Nong Khiaw a Luang Prabang en barco
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las experiencias imprescindibles a vivir cuando se viaja al sudeste asiático es surcar las aguas del Mekong en barco. No es la primera vez que lo comentamos: el paseo es tan placentero y los paisajes tan espectaculares, que hay que buscar la excusa para no perdérselo de ninguna manera.

Las opciones son múltiples: podemos ir de Tailandia a Laos, de Camboya a Vietnam, o desplazarnos dentro de un mismo país, como en el caso que hoy nos ocupa: Laos.

Sí, hoy vamos a descubrir uno de los recorridos más típicos y, al mismo tiempo, bonitos que podemos disfrutar sobre las aguas del Mekong y uno de sus afluentes, el río Nam Ou: el viaje de Nong Khiaw a Luang Prabang. Una distancia que si bien puede salvarse en autobús de forma mucho más rápida (tan sólo son 3 o 4 horas de trayecto), gana enteros si se hace en barco, como yo os aconsejo.

El viaje, que dura unas seis horas, puede hacerse algo pesado por momentos. Hay que tener en cuenta que los barcos son muy estrechitos, nunca llevan a menos de quince o veinte personas, y posiblemente tengáis que encoger vuestras piernas y terminéis con el trasero dolorido por el incómodo banco de madera.

Pero a la larga merece la pena. Los paisajes, ya lo he dicho, son espectaculares: pura naturaleza verde y salvaje sin un rastro de contaminación ni otro ruido más que el del propio motor de la lancha que nos lleva. Además, si el barco no tiene “baño” (véase: agujero para hacer nuestras necesidades) se hace una agradable parada de servicio a medio camino, en una de las orillas en medio de la nada.

La llegada a Luang Prabang en este medio de transporte es realmente emocionante. Nada que ver con la pesada llegada a la estación de autobuses situada a unos kilómetros de la ciudad, tras la cual hay que regatear un tùk-tùk para que nos acerque hasta el centro histórico y turístico donde se encuentran los hostales.

Llegando por el Mekong, Luang Prabang nos recibe al atardecer, justo en el momento en que se empieza a montar el mercado nocturno y el sol comienza a esconderse entre las montañas, ¡inolvidable!

Datos prácticos: En teoría los barcos salen de Knong Khiaw a las 11 de la mañana, aunque entre unas cosas y otras nunca es antes de las 11:30. De todas formas, conviene estar en la taquilla al menos a las 10:30 para comprar nuestro billete, que tiene un precio de 110.000 kips (10 euros aproximadamente). No lo compréis en los hostales o restaurantes de Nong Khiaw: es absolutamente innecesario y por el trámite aplican un sobrecargo que mucho más a gusto podéis gastar en una cerveza. Se llega a Luang Prabang sobre las cinco y media de la tarde.

En el camino, por cierto, se pasa por las famosas cuevas de Pak Ou, pero de ninguna manera esperéis hacer una parada en ellas, a menos que hayáis contratado un barco privado. Desde Luang Prabang podéis contratar una excursión a tal efecto que si no tenéis la oportunidad de hacer el viaje de Nong Khiaw a Luang Prabang en barco, os permitirá vivir la experiencia al menos por un par de horas.

Foto | Allie Caulfield
En Diario del Viajero | La cascada de Tat Kuang Si, en Laos
En Diario del Viajero | La ceremonia de entrega de limosnas de Luang Prabang

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio