Compartir
Publicidad

Los guetos de mochileros más frenéticos de Asia (II): Tailandia y subcontinente indio

Los guetos de mochileros más frenéticos de Asia (II): Tailandia y subcontinente indio
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada hablábamos de los “paraísos del backpacker”, esos guetos creados por y para mochileros, donde a veces cuesta recordar qué país de Asia se ha escogido para pasar las vacaciones.

Habíamos quedado en que Khao San Road es el epicentro del turismo backpacker; y hoy, sin abandonar Tailandia, vamos a ver en qué otros lugares del país de las sonrisas podemos comer pizza a toneladas y bailar hasta pasado el amanecer.

Dada la cantidad de turistas que Tailandia recibe anualmente, las opciones no han hecho más que multiplicarse, y como de todos es imposible hablar, voy a destacar los dos más conocidos:

Ko Phi Phi

Esta paradisíaca isla del sur de Tailandia (conocida en gran parte, mal que nos pese, debido al boom que en su momento supuso la película “La Playa”) es uno de los destinos preferidos por algunos para pasar unos días con la única compañía de su pareja. No obstante, su fama la ha convertido también en un destino backpacker donde no faltan los bares, los hostales y la fiesta. Muy masificada, pero nunca dejará de ser un clásico.

Ko Pha Ngan

Otra isla de película, situada en el golfo de Tailandia, y famosa por la Full Moon Party que, cada luna llena, se celebra en la playa de Haad Rin. Aunque los más veteranos dicen que ha decaído, a día de hoy la Full Moon Party consigue congregar a más de 10.000 personas en una fiesta donde el alcohol, las drogas y la música están presentes desde la puesta de sol hasta altas horas de la mañana.

Pushkar, India

Cambiamos de continente, pero no de contenido. Nos desplazamos hasta el subcontinente indio, que si bien forma parte de Asia, por su tamaño, cultura e idiosincrasia propias, bien podría ser considerado otro mundo aparte. Eso sí, hay algo que no cambia: los guetos del backpacker se rigen por la misma filosofía.

Kathmandú – Nepal

¿Alguno pensaba que en un país budista es difícil encontrar algo de fiesta? El barrio de Thamel es, además del Toys ‘R’ Us de los aficionados al trekking, un verdadero paraíso para los amantes del cine y la música; ya que en sus tiendas de copias y segunda mano se puede encontrar absolutamente de todo.

Por otra parte, la oferta gastronómica es envidiable: sus restaurantes mexicanos, coreanos y vietnamitas (por citar unos pocos) y modernos pubs con bandas de rock en vivo, están siempre listos para satisfacer los paladares y oídos más exigentes.

Goa – India

Playas infinitas, clima caluroso y soleado, pescado fresco a la barbacoa, y todo el encanto de India, si bien un relajamiento de las formas en este estado de mayoría católica permite que los mochileros puedan darse a ciertos excesos que no estarían bien vistos en otras partes del país. Muchos de los restaurantes, hostales y locales de tattoo y piercing de Goa son llevados por occidentales “expatriados”, desde hace años, de sus países de origen. ¡Algo tendrá para que nadie se quiera ir!

Pushkar – India

Quienes me conocen, saben que siempre digo lo mismo: en Pushkar lo raro es encontrarse con un indio. Esto naturalmente es una exageración, pero lo que sí es cierto es que Pushkar (una ciudad sagrada donde el consumo de carne, huevos y alcohol teóricamente no está permitido) ha pasado de ser uno de los puntos de reunión de los hippies de todo el mundo en la década de los 70, a convertirse en un gueto backpacker donde el gran negocio es comprar productos indios al por mayor, para después venderlos en los mercadillos europeos a precios diez veces más altos.

Y sobre el alcohol y la droga… habría mucho que decir. No es difícil conseguir una cerveza, pero lo que verdaderamente tiene éxito en Pushkar es el “bhanglassi”; una bebida de yogurt líquido muy típica de India, en esta ocasión mezclada con “bhang”, un derivado de la marihuana.

Pahar Ganj – India

Dejo para el final mi favorito. Favorito, porque es el más auténticos de todos. Dentro de lo que cabe, Pahar Ganj mantiene todo el encanto y la “locura” de la caótica india. Se encuentra situado en el corazón de la Vieja Delhi, y con sus vacas obstruyendo el paso de los peatones, y los rickshaws tratando de hacerse un hueco entre las vacas, en realidad lo único que diferencia Pahar Ganj de cualquier otra zona de Old Delhi es que… hay turistas. Tampoco os faltarán los hostales, cajeros automáticos, casas de cambio, tiendas de souvenirs… Eso sí: ninguna “Full Moon Party”. Si es eso lo que estáis buscando, ¡id a Tailandia!

Fotos | Ben Arblaster, Carmen
En Diario del Viajero | Los guetos de mochileros más frenéticos de Asia (I): Khao San Road

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos