Compartir
Publicidad
Publicidad

Los havelis de Jaisalmer

Los havelis de Jaisalmer
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los havelis de Jaisalmer son una visita imprescindible para conocer más a fondo el rico pasado de esta ciudad del estado de Rajasthan, en India.

Y es que por su ubicación a las puertas del desierto del Thar y lindando con Pakistán, Jaisalmer ha constituido una parada habitual de las caravanas que, hasta no hace mucho tiempo, se dirigían a Asia Central cargadas de las más exóticas mercancías.

Fueron estos mercaderes quienes a finales del siglo XVIII y principios del XIX se establecieron en la ciudad y, como muestra de sus riquezas, construyeron estas magníficas mansiones compitiendo entre ellos por poseer la más trabajada y hermosa.

Así, la característica más llamativa de estos edificios son sus elaboradísimas fachadas con motivos florales tallados en la piedra arenisca, aunque tampoco podemos perder de vista sus suntuosos interiores (convertidos en museos muchos de ellos), siempre dispuestos alrededor de un gran patio central.

Como por limitaciones de tiempo resulta muy difícil detenerse a verlos todos, aquí tenéis los tres havelis que no os podéis perder en Jaisalmer:

Patwa Ki haveli

Constituido por cinco mansiones independientes, este edificio es también conocido como “el haveli de los hermanos Patwa”. Fue construido por el mercader de joyas Guman Chand Patwa para sus cinco hijos, y sus obras se dice que duraron 50 años.

Salim Singh Ki haveli

Solo una parte se encuentra abierta al público, ya que este haveli, 300 años después de su construcción, todavía está parcialmente habitado. Se trata de un enorme edificio de seis pisos, con 38 balcones de un trabajo exquisito, construido por el primer ministro de Jaisalmer cuando ésta era capital del estado. Especial atención merece su parte superior, con una llamativa torre rodeada por una gran galería arqueada y ménsulas en forma de pavo real.

Nathmalji Ki haveli

Su recargada fachada, con motivos tanto florales como animales e incluso de figuras humanas y máquinas, tiene una curiosa historia detrás. Según se dice, el lado derecho e izquierdo del edificio fueron tallados por dos hermanos que, aunque seguían una misma idea, no usaron ningún sistema para asegurarse la perfecta simetría de ambas partes. Aún así, el resultado final es armonioso, y sólo acercándose es posible apreciar que algunos detalles cambian.

Si bien algunos havelis son de entrada libre y gratuita, el precio de los más conocidos suele rondar las 100 o 150 rupias, aunque varía en función de las cámaras de fotos o vídeo que queramos introducir en ellos para inmortalizar nuestra visita.

Foto | Carmen En Diario del Viajero | Los cenotafios de Bada Bagh: un gran jardín en el desierto, El templo jainista de Lodruva, en Jaisalmer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio