Compartir
Publicidad
Publicidad

Malasia: Crisol de culturas en Penang

Malasia: Crisol de culturas en Penang
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La isla de Penang, en Malasia, es uno de los lugares más fascinantes y sugerentes del continente asiático. Como si de un pequeño microcosmos se tratase, en Penang coexisten culturas diferentes, razas diferentes, gastronomías diferentes, y diferentes maneras de ver la vida.

Y es que Malasia es uno de los lugares más multiculturales del mundo. Dentro de sus fronteras viven chinos, indios, birmanos, tailandeses, vietnamitas… y sólo un 50% de malayos puros. Estos, en lugar de imponer su cultura, han optado por aceptar la de aquellos que vinieron para quedarse, pero siempre conservando su propia identidad.

Quizás esto sea lo más característico de Penang: la mayor diferencia entre su capital, Georgetown, y otras grandes ciudades cosmopolitas como Nueva York o Singapur, es (además de la obviedad del tamaño) que en Georgetown las culturas se acercan, se rozan, pero no se mezclan. La familia de ascendencia china seguirá manteniendo su religión y costumbres de generación en generación, y como mucho, tal vez comparta un Masala Dosaï con sus amigos indios, pero jamás se casarán entre ellos.

Por eso, visitar Penang es viajar a varios países de una sola tacada. Aquí, el barrio chino, con sus carritos de noodles y templos con grabados de dragones mitológicos; dos calles más allá, Little India, con esos olores tan especiales y las pulseras tintineando en las muñecas de sus mujeres. Allí, una iglesia ortodoxa; a pocos metros, una mezquita llamando a la oración. Y por todas partes, señoriales edificios de un blanco inmaculado, huella imborrable de la época del colonialismo británico.

Por si todo esto fuera poco, a tan sólo unos kilómetros del centro de Georgetown, playas como Teluk Bahang o Batu Ferringhi ofrecen la excusa perfecta para escapar y darse un buen chapuzón o comer unas tortitas de camarones mirando al mar.

Una advertencia para quienes vengan de la isla de Sumatra: el ferry que cruzaba de Medan a Penang ya no está operativo, por lo que conviene reservar billetes de avión con antelación. Si venís de la península malaya lo tenéis mucho más fácil: además del ferry, la isla de Penang está unida a la península por un puente de 13 kilómetros de largo, ¡el cuarto más largo de Asia y el décimo de todo el mundo!

Imagen | Carmen En Diario del Viajero | Plantaciones de té entre las nubes, Las selvas de Malaysia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos