Compartir
Publicidad
Publicidad

Pamukkale: un castillo de algodón en el interior de Turquía

Pamukkale: un castillo de algodón en el interior de Turquía
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Su nombre significa “castillo de algodón”, y cuando uno lo tiene delante entiende el motivo. Pamukkale es uno de los lugares más hermosos, no sólo de Turquía, sino de todo el mundo.

Con una altura de 160 metros, y una extensión de unos 2700, la montaña de Pamukkale está en su totalidad cubierta de una sustancia blanca que, en la distancia, puede recordar a la nieve.

Nada más lejos de la realidad. En esta zona de clima templado, lo que cubre el fantástico “castillo” no son sino los residuos de carbonato de calcio y diferentes minerales del agua de sus fuentes, que se han ido depositando y solidificando formando esas pintorescas cascadas y piscinas de caliza y travertino en forma de medialuna.

Por estos motivos, Pamukkale es uno de los destinos turísticos preferidos de los que viajan a Turquía. Para un fotógrafo es difícil imaginar un lugar mejor donde poner a prueba su don con la cámara, mientras que cualquiera puede disfrutar de un baño terapéutico en sus aguas termales.

Si tenéis tiempo, aguantad hasta la puesta de sol, cuando la roca comienza a teñirse de color rosa. En ese momento, más que nunca, Pamukkale parece un castillo hecho con algodón de azúcar.

En lo alto de la montaña, podéis visitar la Hierápolis: una antigua ciudad helena que, junto a Pamukkale, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Pamukkale se encuentra al suroeste de Turquía, a unas cuatro horas en coche de Éfeso: otro lugar que no podemos perdernos en nuestro recorrido por el interior de este país que nos da la bienvenida a Asia.

Imagen | Tak en Flickr En Diario del Viajero | Monte Ararat (Turquía): la montaña sagrada de Armenia, Curiosidades de Turquía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos