Compartir
Publicidad

Viajera y motera, sola por Irán

Viajera y motera, sola por Irán
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Te encanta viajar y amas las motos? El pasado 28 de septiembre fue la marcha Distinguished Gentleman's Ride, ahora en Diario del Viajero seguimos hablando de motos y viajes. Te presentamos a Lois Pryce, viajera, motera y sola por Irán.

Muchos viajeros han elegido Irán como nuevo destino en los últimos años, sin embargo, otros prefieren esperar más tiempo antes de visitar la República Islámica. No es el caso de Lois Pryce, que no contenta con conducir en solitario su moto en 2013, repitió la aventura la pasada primavera.

La inglesa Lois Pryce cruzó la frontera de Irán desde Turquía con la intención de recorrer unos 4.800 kilómetros hasta el mar Caspio. Desde los montes Elburz hasta la capital, Teherán. Pasando por las montañas Zagros, las ciudades de Isfahán y Shiraz y los desiertos del sur.

Su motivación para viajar de este modo fue saciar su curiosidad por sí misma. Quería comprender cómo se percibe el mundo occidental en un país de tanto contraste entre los extremistas islámicos y sus maravillosos habitantes.

Aunque pudo comprobar la hospitalidad persa por todas las ciudades que pasaba, no dejaba de ser un viaje arriesgado. Solo conducir por las carreteras del país con más mortalidad en accidentes de tráfico del mundo ya lo es, pero más todavía, sabiendo que las mujeres iraníes no tienen permitido llevar una moto en Irán, así que iba llamando la atención e incluso tuvo algunos altercados con la policía.

Ya desde la frontera con Turquía, al inicio de su viaje, pensó que sería toda una aventura, cuando la oficial de inmigración comprobaba que tan solo se trataba de una turista británica y una motocicleta y temía que no le arrestaran y la interrogaran por si se era una espía o por algún comportamiento inmoral.

Por cada lugar que paraba, el mero hecho de ser mujer y viajar sola llamaba tanto la atención que rápidamente se interesaban por ella y por su viaje. Así conoció personas que le hicieron ver la otra cara del país y que le contaron historias de cómo la policía frecuentemente, oprime a la población y abusa de poder con arrestos injustificados e intimidaciones.

Iran2

Aunque condujo sola por muchas carreteras del país, advierte que no es nada recomendable pasar por áreas militares ni cerca de plantas nucleares y, por supuesto, fotografiar militares ni edificios oficiales.

A pesar de los riesgos e inconvenientes, todo le salió bien en su aventura por Irán, un país de gente agradable, sofisticada y ansiosa por conocer y relacionarse con el exterior.

Vía | CNN
En Diario del Viajero | Irán: entre las ruinas de Persépolis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio