Compartir
Publicidad

Xi'an: Visita los Guerreros de Terracota por tu cuenta

Xi'an: Visita los Guerreros de Terracota por tu cuenta
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si viajáis hasta Xi’an, probablemente sea porque queréis ver con vuestros propios ojos sus famosos Guerreros de Terracota. Y es que aunque la antigua Chang’an, próspera ciudad considerada punto de inicio de la legendaria Ruta de la Seda, esconda muchos otros atractivos dignos de ser visitados, es innegable que hoy día debe a estas estatuas de arcilla su máximo reconocimiento a nivel mundial.

Una vez en la ciudad no van a faltaros ofertas para visitar el Mausoleo de Qin Shi Huang: cada hotel ofrece sus propios tours, generalmente combinando la visita a los Guerreros con otros puntos de interés de las cercanías, como por ejemplo, las Termas de Huaqing o el poblado de Banpo.

El problema es que estas excursiones organizadas no suelen tener una buena relación calidad-precio. Cuando son baratas, obligan a parar en diferentes comercios, con la esperanza de que alguien del grupo “pique” y compre algo; al final, la visita se hace eterna. Cuando son algo más caras, el servicio es generalmente bueno, pero uno no puede dejar de pensar que está pagando un precio excesivo por algo que podría haber hecho por si mismo.

Así pues, yo os recomiendo visitar los Guerreros de Terracota por vuestra cuenta: el Mausoleo de Qin Shi Huang se encuentra muy cerca de la ciudad, y llegar hasta él no puede ser más sencillo.

Para llegar hasta el Mausoleo de Qin Shi Huang sólo tenéis que ir hasta la estación de tren de Xi’an. Del parking que hay frente al edificio salen numerosos minubuses a todas horas del día, repletos de turistas (sobre todo chinos) que se dirigen hacia el mismo lugar que vosotros. Es probable que traten de pediros 8 o 9 yuanes por el trayecto, pero si sabéis regatear no pagaréis más de siete.

Si no queréis complicaros la vida, buscad directamente el autobús nº306. En aproximadamente 70 minutos y por un precio fijo de 7 yuanes, os dejará a las puertas del recinto. Sabed que este autobús para también en las Termas de Huaqing y en la tumba de Qin Shi huang, si es que os sobra tiempo y queréis aprovechar el viaje.

Una vez allí, posiblemente os sorprenda el “circo” que se ha montado alrededor de los famosos Guerreros: un sinfín de restaurantes, tiendas de souvenirs, soldados sin cabeza para que los turistas se hagan una foto en ellos, y sobre todo, muchos guías que os perseguirán hasta la taquilla tratando de convenceros para que contratéis sus servicios.

La taquilla abre de 8:30 a 16:30 horas en invierno, y hasta las 17h en verano (luego ¡no dejéis la visita para la última hora del día!). La entrada cuesta 110 yuanes, y por 40 yuanes más tenéis la opción de alquilar un audioguía que en mi opinión no merece demasiado la pena, pues la información que da es demasiado densa y poco histórica.

Con vuestra entrada en la mano, ya podéis adentraros en el museo que precede a la visita de las tres fosas. Importante: cuando empecéis con éstas, haced el recorrido en orden 2-3-1; es decir, comenzando por la fosa 2 y reservando el plato fuerte, la fosa 1, para el final. De esta forma, os impresionará mucho más.

Imagen | Ricardo En Diario del Viajero | Xian y los Guerreros de Terracota, Retoman las excavaciones para dar con más guerreros de terracota

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos