Publicidad

El Castillo de Matrera y otros horrores de restauraciones

El Castillo de Matrera y otros horrores de restauraciones
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde hace unos días la localidad de Villamartín, en Cádiz, acapara miradas, focos y cientos de noticias en todos los medios. ¿El motivo? La polémica restauración del Castillo de Matrera.

El Castillo de Matrera era, y es, un Bien de Interés Cultural que data del siglo IX y que ahora ha sido restaurado por el arquitecto Carlos Quevedo, con el apoyo de la Consejería de Cultura.

Una restauración polémica que no ha gustado a casi nadie pero que ahora opta a un premio Architizer A+ de Arquitectura, uno de los más prestigiosos del mundo.

Con motivo de la polémica, hemos querido recordar otras restauraciones que no ocupan un lugar de honor en el "museo de los horrores".

Ecce Hommo

Eccehomo

Muchos son los que están comparando la restauración del Castillo de Matrera con la del Ecce Homo de Borja y que Cecilia, una de las vecinas del pueblo, hizo por su cuenta y riesgo. A pesar de la polémica, y las críticas, la restauración se convirtió en un fenómeno que masas que, aún hoy, lleva a cientos de turistas al Santuario de la Misericordia de Borja, una localidad que, hasta entonces, pocos conocían pero que ofrece otros atractivos además del Ecce Homo.

La máscara de Tutankamón

Tutankamon

Si buscamos una chapuza gigantesca, probablemente la tengamos que encontrar en la máscara de oro de Tutankamón. Es la obra de arte egipcio más famosa del mundo... y su barba fue pegada con pegamento... tras ser rota por un empleado de mantenimiento.

Teatro Romano de Sagunto

Sagunto

Al Teatro Romano de Sagunto le hacía falta una limpieza, y entre 1.992 y 1.994 los encargados de hacerla fueron Grassi y Portaceli. El resultado dejó el teatro irreconocible y, para muchos, destrozado.

Pirámide Escalonada de Zoser

Volvemos a Egipto, porque allí la Pirámide Escalonada de Zoser conoció una restauración polémica al darle un look moderno que no pintaba nada. Lo peor, en todo caso, no es el aspecto físico final, sino que la restauración afectó su estructura.

93631827_f6f9384d78_o.jpg

La Virgen, el niño Jesús y Santa Ana
Vierge

La obra de Leonardo da Vinci que se expone en el Louvre de París sufrió muchísimo cuando se decidió restaurarla. Y es que, tras los trabajos, la obra perdió el sfumatto característico de Leonardo, rebajando su tono. La polémica fue tal, que dos de los conservadores dimitieron.

¿Qué te parecen estas restauraciones? Si recuerdas alguna polémica más, no dudes en contarnos en los comentarios del post.

Foto | Youtube, Turismo de Borja, Youtube Clemen Networks, Instagram Cuccovillopaolo, tom@hk, Instagram
En Diario del Viajero | La Esfinge y la pirámide de Micerinos están como nuevas
En Diario del Viajero | Después de 17 meses de trabajos de restauración la Fontana de Trevi recupera su esplendor original

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir