Compartir
Publicidad

¿Los pilotos de aviones están perdiendo habilidades?

¿Los pilotos de aviones están perdiendo habilidades?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer, mi compañero Pakus se hacía eco del accidente aéreo que se ha producido en Taiwan, y últimamente parece que estamos asistiendo a diversas catástrofes aéreas, incluso a desaparciones de aparatos.

No nos engañemos: que leamos más sobre accidentes en prensa no significa necesariamente que haya más accidentes. De hecho, el descenso global en el número de accidentes aéreos es un hecho constatable a nivel estadístico. Sin embargo, este descenso parece estar enmascarando la reciente aparición de un tipo nuevo de accidentes del que hasta ahora apenas teníamos noticia. Accidentes que ponen de manifiesto que los pilotos cada vez pilotan peor.

El control de la máquina

Volar es una de las maneras más seguras de trasladarse de un punto a otro. Sin embargo, gran parte de este incremento de la seguridad se debe a la automatización, junto a mejoras en el diseño, rutinas de seguridad, entrenamiento de la tripulación y control del tráfico aéreo. Pero la tecnología ha permitido que la mecanización e informatización de los vuelos han ablandado las capacidades de los pilotos, que se han ido acostumbrado a no hacer prácticamente nada.

Es algo que denuncian, entre otros, Raja Parasuraman, profesor de Psicología de la George Mason University. Tal y como lo explica Nicholas Carr en su libro Atrapados:

En el momento que los ordenadores de a bordo no funcionan como es debido a surgen otros problemas inesperados durante el vuelo, los pilotos han de tomar el control manual del avión. Arrojados abruptamente a un rol ahora inhabitual, ellos también cometen errores con frecuencia. Las consecuencias, como muestras los desastres de Continental Connection y Air France, pueden ser catastróficas. En los últimos treinta años, docenas de psicólogos, ingenieros e investigadores en ergonomía o factores humanos han estudiado qué se gana y qué se pierde con el hecho de que los pilotos compartan la labor de volar con un software. Han aprendido que una dependencia acusada de la automatización informática puede erosionar la pericia de los pilotos, nublar sus reflejos y disminuir su concentración, llevando a lo que Jean Noyes, un experto en factores humanos de la Universidad inglesa de Bristol, llama "una merma de las habilidades de la tripulación".
Cockpit 100624 640

Esta preocupación sobre los accidentes aéreos que propicia la automatización no es nueva, pero actualmente está más en el candelero que nunca, precisamente porque el índice de accidentes ha descendido mucho, pero no se logra erradicar, lo cual provoca escándalos amarillistas en la prensa.

En 2010 la Administración Federal de Aviación (FAA) publicó los resultados preliminares de un gigantesco estudio sobre vuelos comerciales durante los diez años anteriores que ponían en evidencia la existencia de algún error del piloto en casi dos tercios de todos los accidentes. Los pilotos, sencillamente, están delegando demasiada responsabilidad a los sistemas automáticos.

Será un desafío mantener incólumes las habilidades de los pilotos a la vez que, cada vez más, los vuelos son más automáticos y apenas requieren de la asistencia de pilotos humanos.

De momento, para que no cunda el pánico, lo repetiremos: volar es la forma más segura que viajar, muchísimo más que, por ejemplo, hacerlo en coche. De los más de 7.000 millones de personas que se subieron a un vuelo comercial estadounidense entre 2002 y 2011, solo 153 fallecieron: una tasa de dos muertes por cada millón de pasajeros. Para verlo en perspectiva, entre 1962 y 1971, de 1.300 millones de personas que tomaron un vuelo murieron 1.696 (una tasa de 133 muertes por millón).

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio