Compartir
Publicidad

Alimentos liofilizados para tus viajes

Alimentos liofilizados para tus viajes
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Especialmente para todas aquellas escapadas de montaña realizando travesías de unos días, los alimentos liofilizados son un gran descubrimiento que nos van a ahorrar peso y nos facilitarán la labor de cocción.

A veces nos cuesta subirnos la mochila a la espalda o somos incapaces de escaparnos 4 o 5 días de la civilización porque no sabemos que llevarnos. Antes con pan, latas y potes de garbanzos uno se pasaba una semana tan ricamente en la montaña sin problemas. Hoy los tiempos cambian y las marcas nos imponen nuevas formas de vestir y alimentación de una manera tan inteligente que incluso nos preguntamos cómo antes éramos capaces de subir picos a tres mil metros de altura con una cazadora de cuero y unos pantalones de pana y llevar tantos kilos a la espalda.

¿Qué es un producto liofilizado? Hay mucho mito para cobrar buenos precios detrás de estas palabras. Un alimento liofilizado se trata de una sustancia que se ha congelado a una temperatura muy baja para posteriormente deshitratarla rápidamente al vacío. El objetivo principal es eliminar el agua al 100% al igual que los productos deshidratados. La diferencia en el proceso es distinta pero los resultados al fin y al cabo son casi los mismos. Para haceros una idea es lo mismo que la leche o el café en polvo o las sopas en sobre de toda la vida, nada más.

Hace unos años lo que existía en el mercado era verdaderamente de un gusto horroroso y yo no era ni capaz de saber si me estaba zampando una pasta, un arroz o ¡vete a saber tú!. Hoy en día, sin embargo, hay una gran variedad de productos y sus gustos han evolucionado positivamente. Habitualmente los alimentos liofilizados vienen en bolsitas que depositamos en una taza con unos 3dl de agua hirviendo. Se deja cocer para que el alimento se rehidrate removiendo bien y al cabo de unos minutos ya tenemos nuestra cena. Así de sencillo. Para hacer números con unos 80 gramos de peso tenemos una comida que nos hará recuperar más de 300 calorías, así que ya podéis hacer números y comparadlo con pesadas latas de fabada u otro tipo de comidas pre-fabricadas mucho más pesadas. Es evidente que si se realizan largas jornadas durante el día 300 calorías no son suficientes para compensar el esfuerzo así que es ideal también combinarlo con otras cosas.

Lo ideal es llevarse consigo un choricito, unos tacos de jamón, un poco de aceite (ideal llevárselo en potecitos de jabón que nos regalan en el hotel) que tampoco pesan tanto; así le damos textura y mejor sabor al plato.

Existen unas cuantas marcas en el mercado: Voyager y Auqneu tienen mejor sabor pero son algo más caros. También tenéis los de Decathlon que son mucho más baratos pero el gusto deja un poco que desear. Entre las opciones que existen en el mercado tenemos pasta con verduras, a la milanesa, boloñesa, cocidos, risotos, cous-cous, etc.

Fotografía | Barrabés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos