Publicidad

Consejos para moverse por el metro de New York... o de cualquier otra ciudad

Consejos para moverse por el metro de New York... o de cualquier otra ciudad
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Viajar es una experiencia muy enriquecedora. Cada viaje es un mundo aparte, una nueva experiencia. No obstante, hay ciertos aspectos de los viajes que no varían apenas. Y me explico. La experiencia de ir en avión por primera vez es única. Una vez que ya has volado pierde su gracia. Lo que no quiere decir que todos los vuelos sean iguales, porque los hay con y sin turbulencias, con y sin retrasos, aviones más o menos pequeños y más o menos lujosos...

Vamos, que visto un metro, vistos "todos" (nótese que lo entrecomillo). Pero siempre hay un caso que es paradigmático con respecto a los demás y marca la pauta. Y el Metro de New York podríamos decir que es "El Metro" (así, con mayúsculas). Si sólo hemos probado el metro de Mallorca, tal vez no estemos 'preparados' para movernos por el metro de New York, pero sí a la inversa.

En Gridskipper han realizado una lista de consejos para moverse por el metro neoyorquino con soltura, si bien podría ser aplicable al metro de cualquier otra ciudad. Y es que New York es una ciudad paradigmática, y su metro no es sólo una parte del sistema público de transporte de la ciudad sino que es la ciudad en sí misma. Yo conozco de primera mano los metros de Madrid, Barcelona y Bilbao, y muchos de estos consejos se podrían hacer extensivos a estos. 1. Adquiere un pase ilimitado: si vas a moverte mucho por la ciudad el metro es la mejor opción, así que adquiere un bono ilimitado válido para siete días. Te permitirá viajar a todas partes en cualquier momento sin coste extra.

  1. Pasa la tarjeta rápido: si al pasar la tarjeta por el lector te mostrase el mensaje "swipe again" (pásalo otra vez) es porque probablemente lo estás pasando demasiado lento. Recuerda que en New York todo sucede con rapidez, y el pase del metro no iba a ser menos.

  2. Baraja varias puertas para subir al metro: mantente alejado del andén cuando el metro entre en la estación. No sólo por tu propia seguridad, sino para que tengas más perspectiva a la hora de escoger la puerta por la que subirás al metro en función de lo abarrotado que esté el vagón.

  3. Memoriza los términos más básicos: es esencial que diferencies entre uptown y downtown, local y express... y no dudes en pedir ayuda a la gente en lugar de consultar el mapa, ya que ahorrarás tiempo.

  4. Mantente alejado del borde del andén: y no hace falta que te expliquemos el por qué. Es obvio.

  5. Agárrate a las barras si lo necesitas: pero si no evítalo en lo posible. La limpieza brilla por su ausencia. Y si te agarras lávate concienzudamente al llegar al hotel y procura no tocarte entretanto.

  6. Si no consigues un asiento... permanecer al lado de la puerta es la mejor opción. Eso sí, no obstaculices la bajada y subida de otros pasajeros.

  7. Vigila tus bártulos: todos, pero en especial tu iPod, ya que parece que es uno de los objetos que más roban los amigos de lo ajeno. Y recuerda, el momento más crítico es cuando se abren las puertas del metro.

  8. Mira por ti mismo: antes que por tus bártulos. Los asaltos y atracos en el metro son poco frecuentes, pero si no quieres ser pasto de los maleantes evita viajar tarde, en vagones vacíos, borracho...

  9. No te dejes intimidar por los mendigos: el metro (dentro y fuera) está lleno de mendigos que además de pedir te cuentan su vida. Si realmente los quieres ayudar dáles una limosna pero no les des conversación ni los animes a desplegar toda su locura, ya que algunos son bastante agresivos y te podrían meter en un brete. Les dés o no limosna permanece quieto y mantén la cabeza baja.

  10. No todos los músicos callejeros son mendigos: algunos son realmente músicos con talento, como Key Appleseeds, o Shakerleg, el trovador mexicano que canta el "Bésame Mucho"... La estación de Union Square es probablemente la mejor estación para la música en directo.

  11. No sujetes las puertas del metro: el conductor las cerrará de golpe en tus propias narices aunque hagas un sprint para subirte al vagón.

  12. No te involucres ni impliques en nada: como ya dijimos, el metro es New York y en él sucede de todo. Mantente al margen de cualquier pelea, discusión... y si te sientes incómodo cambia de vagón en la siguiente estación

  13. "¿Está ese tío haciendo realmente lo que creo que está haciendo?": Sí, estas cosas pasan de verdad, no son leyendas urbanas. Así que si ves algo raro no te asustes ni extrañes.

  14. Aparentemente, está permitido fumar tabaco en la línea G: tal vez porque es la más descuidada de todas.

  15. El color de los indicadores del metro realmente no importan: hubo un tiempo en que el color verde en la entrada del metro significaba que se podía acceder las 24 horas y el color rojo que la entrada tenía restricciones horarias. Pero hoy en día, si tienes un pase ilimitado, se puede usar cualquier acceso a la red del metro.

Vía | Gridskipper Fotografía | Chad Davis En Diario del Viajero | Nuevo mapa del metro de New York más simple y atractivo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir