Compartir
Publicidad
Si viajas a un entorno natural, ¿por qué no deberías echar pan a los patos?
Consejos

Si viajas a un entorno natural, ¿por qué no deberías echar pan a los patos?

Publicidad
Publicidad

Sentarse en un banco de madera delante de un río o un lago y echar pan a los patos es una imagen tan icónica, incluso un recurso común en Arturo Pérez Reverte, que muchos de nosotros no consideramos que estemos haciendo nada malo. Sin embargo, no es así.

Echar pan a los patos no es bueno, tenlo en cuenta la próxima vez que viajes a un lago bonito, un río tranquilo o una reserva natural. Los animales no necesitan tu comida. Pero ¿por qué exactamente?

No tiene valor nutritivo

El pan blanco en particular no tiene ningún valor nutricional real para los patos, por lo que si bien las aves pueden encontrarlo sabroso, el peligro es que llenen su estómago con él y no con otros alimentos que podrían ser más beneficiosos para ellos.

Una dieta alta en calorías y baja en nutrientes puede hacer que las aves acuáticas desarrollen una condición conocida como "ala del ángel", una deformidad incurable del ala que generalmente hace que las aves no puedan volar.

Finalmente, está el hecho de que la disponibilidad constante de comida suministrada por humanos evita que los patos más jóvenes aprendan a buscar alimentos saludables por sí mismos.

Swan 3466606 960 720

El efecto de tirar pan en los canales y estanques en todo el mundo va mucho más allá de los efectos perjudiciales en la salud de las aves acuáticas: también se contaminan los cursos de agua, provocando la proliferación de algas tóxicas, promoviendo el crecimiento de mohos, etc.

El agua queda contaminada con alimentos que fomentan la aparición de moho que puede impedir su correcta oxigenación, según informa la Animal and Plant Health Agency del Reino Unido, el equivalente al ministerio de Medio Ambiente español.

Además, el trozo de pan en remojo, que puede pasarse varios días flotando, se llena de microorganismos que no son del todo sanos para la salud de los patos, pudiendo provocarles alguna infección.

Así que la próxima vez que os imaginéis la imagen bucólica que describía al principio, que no os parezca tan bucólica. Porque los animales salvajes no necesitan de tu comida para sobrevivir.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos