Las playas argentinas a veces están salpicadas de orbes gigantes y nacarados pero eso es una mala noticia a pesar de su belleza
Curiosidades del Mundo

Las playas argentinas a veces están salpicadas de orbes gigantes y nacarados pero eso es una mala noticia a pesar de su belleza

HOY SE HABLA DE

Si le sonríe la fortuna, Adelomelon brasiliana pasa su vida en aguas costeras de Brasil, Uruguay y Argentina, medio tragado por la arena. Allí, el caracol, se aparea y come. Los científicos no saben mucho sobre su dieta, pero sus hermanos, otros gasterópodos de la familia Volutidae, son carnívoros.

Lo cierto es que durante la temporada de reproducción, orbes nacarados como si fueran perlas que huyen.

A diferencia de las especies que depositan sus huevos en algún lugar sólido, como en una roca, A. brasiliana libera sus cápsulas de huevos. Las esferas lechosas o translúcidas, del tamaño de una pelota de tenis, flotan en el agua cerca de la costa, con pocas vidas potenciales suspendidas en un gran océano.

a

Sin embargo, si los caracoles no tienen suerte, las cápsulas no se quedan allí. Las olas feroces, particularmente las que pueden acompañar a las tormentas, pueden arrojar los huevos a la arena. Cientos o miles pueden agruparse en bandas a lo largo de la costa, creando la impresión de grandes hebras de perlas o cuentas que marcan la línea de la marea alta.

ñ

Un espectáculo extraño y hermoso

Para los humanos, es un espectáculo extraño y hermoso. Cuando decenas de estas cápsulas se alinearon recientemente en la playa de Mar del Plata en Argentina, los espectadores se detuvieron para fotografiarlas. Algunos incluso saltaron sobre los montículos de orbes suaves pero resistentes, como si estuvieran jugando en un banco de nieve.

Pero cuando el océano escupe los huevos, puede significar la perdición para las criaturas que crecen en su interior.

Eso es en parte porque, para algunas aves playeras, los huevos son un festín irresistible. El zanco de cuello negro, por ejemplo, que se balancea en aguas poco profundas sobre patas como pajitas de plástico rosa, abandona su dieta típica de invertebrados cuando se ofrecen los huevos.

Una sola cápsula puede contener más de una docena de embriones, cada uno quizás de media pulgada de largo. Para los pájaros, la playa se convierte en un buffet libre.

Y cuando las tormentas salvajes catapultan las cápsulas tan alto en la arena que están fuera del alcance de las olas, básicamente no hay posibilidad de que regresen al agua. En total, tal vez dos, tres o cinco por ciento de la población regresa al mar. Aquellos que no mueren comidos terminan secándose al sol. Huele muy mal, entonces, porque se están pudriendo.

Si bien las muertes masivas son desafortunadas para las víctimas, no son una amenaza para la supervivencia de la especie. Los huevos que flotan libremente dan a los caracoles una ventaja en términos de distribución geográfica.

Y A. brasiliana lo ha estado haciendo durante un tiempo. Los embriones que sobreviven son resistentes tan pronto como emergen, y eso también ayuda: son simplemente versiones más pequeñas de adultos en toda regla.

Las cápsulas abandonadas son asombrosas y bonitas, uno de varios misterios menores que el océano a veces entrega a la tierra. Pero las chucherías biológicas también son un recordatorio de lo rápido que pueden cambiar las mareas para las criaturas costeras jóvenes y vulnerables. .

Temas
Inicio