Publicidad

Diario de a bordo (IV): Ibiza

Diario de a bordo (IV): Ibiza
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Seguimos con la última escala de nuestro Diario de a bordo de un crucero por el Mediteráneo, esta vez en una isla querida y conocida, Ibiza. El trayecto es tranquilo, la mar está en calma y observamos la isla de Mallorca

Hoy llegamos a puerto hacia las 18 horas, por lo que tenemos mucho día por delante para disfrutar del barco. En esta larga jornada a bordo podemos seguir disfrutando del buque, que os recuerdo que es el Grand Celebration de Iberocruceros.

Después de haber descubierto dos destinos desconocidos como Marsella y Ajaccio, en esta ocasión nos espera una vieja conocida, testigo de escala en decenas de viajes a Mallorca y de alguna estancia breve pero intensa en la isla.

Conociendo el barco un poco más

Aprovechamos especialmente las actividades para niños, aunque nos hubiera gustado ir al spa, al gimnasio o simplemente leer un libro en la tranquilidad de la "biblioteca" o alguna cafetería, junto a las ventanas viendo pasar el mar.

Hace demasiado fresco para bañarse en la piscina, una de las opciones más deseadas en un crucero y que no podemos disfrutar, aunque no para tomar el sol, lo cual aprovechan muchos pasajeros en las distintas piscinas del barco.

Un crucero de estas características deja mucho tiempo libre (especialmente si no vas de fiesta con amigos o con niños), y no te gusta estar tostándote al sol, así que conviene irse equipado de algún buen libro.

Me paso por las tiendas del barco para seguir comprobando que los precios no son precisamente baratos, y los artículos que se ofrecen con "Dutty free" tampoco me interesan especialmente.

La galería fotográfica sigue poniendo alguna "oferta" para que compremos fotos: por 100 euros puedes coger un paquete de 10 fotos a elegir entre las múltiples que nos han hecho a estas alturas del viaje. Pero... me sigue sin parecer una buena compra, y eso que hay fotos que me gustan mucho.

El último día comprobaré de nuevo si hay alguna oferta real para que no acaben con nuestras fotos en un contenedor.

Ibiza

Las quejas de los pasajeros a Iberocruceros

Además, en esta largo día en el barco tengo oportunidad de observar cómo hay cierto caos en el sistema de pago, y en Recepción se acumula la gente con quejas y reclamaciones. Ya os comenté que incluso tuve oportunidad de presenciar alguna discusión desagradable.

Sobre todo por cargos erróneos que aparecen el las "pre-facturas" (extractos que te dejan el camarote para que veas cómo van tus gastos), pero también porque no se había activado el paquete de bebidas "Ibero Plus", o porque en la agencia no habían comunicado al cliente que el quinto día de crucero en realidad consistía en desembarcar en Valencia a las 8 de la mañana.

También algún caso en que no habían logrado el camarote contratado. Esta podía haber sido yo, si no fuera porque me hicieron "firmar" que aceptaba el cambio de última hora, como os conté al relataron nuestra Odisea para subir a bordo del crucero.

Hay mucha gente enfadada con este minicrucero, no sé si más o menos expertos en este tipo de viajes, pero el ambiente no era nada agradable en estos momentos y la amabilísima tripulación que atiende en estos menesteres se le quedaba la sonrisa congelada en más de una ocasión.

baile Grand Celebration

Traslado a Ibiza

Para Ibiza el buque Grand Celebration no organiza excursiones. Pero como atraca en la ampliación del puerto, al otro extremo del pequeño golfo que da a Ibiza, ofrece autobuses que salen hacia el centro (la parte baja de la zona histórica), por 8 euros. Son cinco minutos de trayecto, y si queremos hacerlo caminando costará unos 45 minutos.

No obstante, existe otra opción: si salimos andando del puerto, siguiendo la línea de costa, en unos 10 minutos llegamos a la primera rotonda que en uno de sus lados tiene una parada de autobús. Desde allí se puede coger un autobús urbano que nos llevará al mismo sitio por menos de dos euros (las líneas 12A y 12B, por ejemplo; podemos preguntar a la salida del puerto).

Eso sí, hay que asegurarse del último horario de vuelta, que en nuestro caso era a las 9 horas. La subida a bordo del barco era máximo a las 23'30, pero como nosotros preferíamos recogernos y cenar ante, nos vino bien. Los autobuses de vuelta que pone el barco van saliendo con continuidad desde el puerto antiguo.

Esta noche tiene lugar el espectáculo de despedida, después de cenar, muy bien montado y ameno. El desfile de banderas de todo el mundo y de distintas comunidades españolas a ritmo de "Adelante por los sueños que aún nos quedan" nos deja muy buenos recuerdos.

Ya nos queda poco para llegar a casa. La parada del crucero en Ibiza ha sido breve, pero nos deja unas bonitas imágenes de la ciudad volcada al mar, como os contaremos próximamente.

En Diario del Viajero | Pequeños inconvenientes que nadie me contó sobre un crucero, Reflexiones de una crucerista a medianoche, Diario de a bordo: Valencia, Marsella, Ajaccio

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios