Publicidad

Pequeños inconvenientes que nadie me contó sobre un crucero

Pequeños inconvenientes que nadie me contó sobre un crucero
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

Otras de las reflexiones desveladas acerca de mi primer crucero se centraron en esos pequeños inconvenientes que desconocía sobre los cruceros. O al menos sobre el viaje que estaba haciendo.

Se trata de un mini-crucero en el Grand Celebration, cinco días por el Mediterráneo en Semana Santa partiendo desde Valencia, un viaje recién finalizado y del que aún me estoy recuperando… Sirva como aviso de navegantes que seguramente lo que a mí me parecen inconvenientes para otra persona no lo sean, y algunos de ellos en otro barco no hubieran sucedido.

Finalmente, queda la cuestión de mi condición de primeriza en este tipo de viajes. Pero si tengo que resumir, éstos serían los pequeños inconvenientes que nadie me contó sobre un crucero.

  • Las esperas para conseguir una bebida “en hora punta” pueden hacerse eternas. Ya puedes recorrer distintos bares, que en todos hay una acumulación de gente impresionante, para muy pocos camareros. Te da por pensar que esto es así para “ahorrarse” unos cuantos servicios del “Todo incluido”, porque en los servicios de comidas hay camareros de sobra. La gente estaba muy disgustada con este tema.
  • No puedes “desconectar” la megafonía de tu camarote. Que entiendo que si hay riesgo de naufragio nos tenemos que enterar todos, pero despertarte antes de hora porque ya se ve el puerto o para recordar que los pasajeros que no hayan abonado sus gastos tienen que pasarse por…, pues sienta bastante mal.
  • Todo el mundo te habla. No estoy acostumbrada, durante el día a día, a ir comentándole a la gente qué tal he dormido o si he comido ya (y mucho menos preguntarlo yo). Creo que la amabilidad del personal del barco no debería consistir en eso. Tras un par de días de crucero, parece que este comportamiento de la tripulación afecta a todos los pasajeros y ya te van saludando a diestro y siniestro o comentando la última jugada en la piscina cualquier desconocido. Entendedme, me parece raro hablar con personas que no has visto en tu vida, y en ocasiones puede resultar inoportuno (otra cosa es un saludo de cortesía, que eso no se tiene por qué negar a nadie).
  • No puedes dormir de lado. El barco se mueve, eso se sabe. Por muy despacio que vaya, por muy calmado que esté el mar, el barco se mueve. Bastante llevadero, la verdad, excepto por la noche si estás acostumbrado a dormir de lado y el balanceo es especialmente notable.
  • La comida es básicamente la misma durante todo el viaje. Seamos justos, en los platos principales de las cenas es donde podías disfrutar de más variedad. Pero en los buffets a lo largo del día, lo mismo, como en los postres. O disimulado en trocitos y con salsa… Que no quiero pensar en un crucero de 14 días lo que tiene que ser estar deseando bajar a tierra firme a comer algo diferente…
  • Te asignan mesa para tu turno de cena, y si no te gusta, probablemente te toque aguantar. Basta con llegar un poco tarde para no tener demasiada posibilidad de elección. Aunque, bien visto, y con los problemas para coger sitio en los buffets en hora punta, casi que mejor que te pongan donde sea… No quiero parecer tiquismiquis, yo sola me apaño en cualquier sitio. Pero con dos niñas pequeñas, la cosa cambia.
  • Después de unos días de navegación, en tierra firme te mareas. Había escuchado que esto le sucede a los marinos que pasan mucho tiempo en el barco, o en las grandes travesías, pero al tercer día ya empecé a notar esta sensación. Especialmente si vas caminando rápidamente, todo a tu alrededor parece que se mueve y tu cabeza está un poco “ida”. Esta sensación duraría hasta un par de días después de finalizado el crucero.

En fin, que éstos son algunos pequeños inconvenientes que nadie me contó sobre un crucero, afortunadamente superables o perdonables, eso sí, con mucho humor y ganas de seguir disfrutando del viaje en la medida de lo posible.

Fotos | ecstaticist
En Diario del Viajero | Cruceros : una tendencia para todos los públicos, Cruceros: grandes puertos del Mediterráneo Occidental, Cruceros: grandes puertos del Mediterráneo Oriental, ¿Qué viaje en crucero realizarías?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir