Compartir
Publicidad

Las mejores playas de Barcelona

Las mejores playas de Barcelona
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La arena se extiende en una amplia franja de cuatro kilómetros sobre el litoral de Barcelona. No encontrarás playas idílicas pero si lo suficientemente limpias como para pegarte un buen chapuzón y disfrutar del sol y del paisajismo humano que se respira en ellas.

Barcelona tiene la suerte de tener playas a apenas 10 minutos andando del centro y se encuentran bien conectadas a través de metro. A continuación os presentamos un listado de las mejores playas de Barcelona:

La Barceloneta
A la playa de la Barceloneta se llega fácilmente a través de la línea amarilla. El barrio es un anacronismo en el corazón de la ciudad. Todavía no ha llegado la expropiación de pisos antiguos, las modernas tiendecitas ni los restaurantes especializados en rúcula. El lugar sigue respirando el ambiente de barrio auténtico de los años ochenta. Por desgracia, no le queda mucho tiempo para seguir los pasos de restauración moderna que se llevaron en el Born y se están haciendo en el Raval.

Desde la estación del metro hay un paseo de unos 10 minuto siguiendo el Paseo de Borbón hasta llegar al mar. Se trata de una de las playas más frecuentadas de la ciudad, así que en temporada alta va a ser difícil encontrar un hueco entre la arena y la multitud de guiris que se dedican a tostar sus espaldas cuando descansan las muñecas de tanta cerveza.

En la misma playa encontrarás más de un chiringuito donde tomarte algo y picar unas tapas. Atento a los precios, una de bravas en cualquier chiringuito de la provincia de Barcelona te va a salir por no menos de seis euros…

Icaria
La playa de la Vila Olímpica es también una de las más frecuentadas del litoral de Barcelona. Para llegar a ella tenéis que subiros a la línea amarilla y estacionaros en la parada Ciutadella Vila Olímpica. Una vez al exterior, encamínate hacia las Torres Mafre (las torres gemelas).

Mar Bella
Se trata de una playa nudista. Se accede a ella a través de la parada de metro amarilla de Poble Nou. Es nudista a medias ya que encontrarás gente vestida y otra que va desnuda.

Playa de San Adrían
Junto al Forum, la enorme placa fotovoltáica y las torres de Fesca ofrecen un espectáculo ciertamente futurístico-chernobiliano. Las playas no están nada mal y es un lugar algo menos saturado que sus playas vecinas más céntricas como la Barceloneta y la playa de Icaria.

Playa de Sant Sebastià
Se la conoce también como playa de Sant Miquel y consta también de una parte nudista justo en frente del Club Natación Barcelona. Para llegar a ella también deberéis subir a la línea de metro amarilla y salir en la estación Barceloneta.

Alrededores de Barcelona:

Si quieres escapar de la aglomeración en las playas de la capital y saborear alguna playa cercana lo tienes muy fácil desde el centro de Barcelona. Hacía el sur se encuentran el Garraf así como las playas de Sitges y Castelldelefs a escasos minutos en tren.

Sitges
Ya de por sí, visitar el pueblo de Sitges ya se merece un viaje por sí mismo. La capital gay catalana goza de un centro histórico precioso con la iglesia encaramada sobre el pueblo contemplando el Meditérrano y la extensa playa que besa el litoral. Para llegar a Sitges basta coger un tren de cercanías desde la estación de Sants. En un viaje de unos 30 minutos os plantareis en Sitges.

Por otro lado, hacia el norte se extiende Badalona y la costa del Maresme con aguas limpias y playas extensas siempre y cuando las tormentas no hayan devorado la arena durante la última temporada. El Maresme está bien conectado a través de los cercanías de la RENFE. Visualmente dañan la imagen de la costa cortando carretera nacional y playa por entero hasta llegar a la provincia de Girona pero sin duda es de gran utilidad ofreciendo la playa al antojo de todos.

Una de las mejores playas y más a mano la encontraréis en la estación de Montgat Nord; chiringuitos hasta las tres de la madrugada, playas extensas y limpias. Así sigue el litoral a excepción de bellos puertos como el de Masnou.

Lo bonito de los trenes de cercanía es que cada sábado puedes probar una playa nueva bajando del tren apenas cinco minutos más tarde, ya sea en dirección Tarragona o Girona.

Imagen | Flick, Crismetcalf

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos