Compartir
Publicidad

Llegar a pie hasta la Alhambra

Llegar a pie hasta la Alhambra
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las cosas imprescindibles en un viaje a Granada es, cómo no, una visita a la Alhambra. Para llegar a este espectacular monumento, se puede hacer desde le centro de la ciudad en taxi o fácilmente en transporte público. Sin embargo, para quienes quieran disfrutar también del magnífico entorno de La Alhambra y no les importe caminar un poco, la mejor opción es ir hasta allí a pie.

Resulta llamativo que semejante conjunto arquitectónico esté tan cerca del centro de la ciudad. Su imagen se impone desde diferentes puntos de Granada de una manera sorprendente (las mejores vistas de la Alhambra, desde el mirador de San Nicolás). Y es que realmente, aunque nos confunda su entorno de montaña y alamedas, se halla a poco más de 1 kilómetro aproximadamente desde la zona más céntrica de la ciudad, es decir, que se tardan unos 15 minutos en subir a pie. Se pueden seguir tres caminos diferentes:

Por la Cuesta de Gomérez

Este camino parte desde la Plaza Nueva, uno de los centros más importantes de Granada. Si nos encontramos en la plaza mirando en dirección a la Iglesia de Santa Ana, habrá que coger la calle que sale hacia nuestra derecha, Cuesta de Gómerez, que nos llevará directamente hacia la Puerta de las Granadas (construida en época de Carlos V, en 1536). Esta puerta marca la entrada a las alamedas de la Alhambra, un hermoso bosque en el cual una calle bastante empinada nos lleva hasta la explanada donde está el Pilar de Carlos V.

Este pilar, también conocido como Pilar de las Cornetas, fue un encargo del Conde de Tendilla y diseñado por el arquitecto Pedro Machuca, el mismo que hizo la Puerta de las Granadas. Su decoración se basa, entre otros símbolos, en escudos familiares y ramas de granado, así como tres mascarones que echan agua por la boca (que podrían representar a los ríos de la ciudad).

Todo esto viene a constrastar con el monumento que está justo detrás y que constituye la entrada principal a la Alhambra, la Puerta de la Justicia. Se trata de una torre de 1348 con una fachada de arco de herradura cuyo interior nos remonta a siglos atrás y da la sensación de estar en un pasadizo secreto. Una vez salimos de la torre, ya vemos de cerca el Palacio de Carlos V y nos asomamos a unas vistas magníficas del barrio del Albaicín.

Por la Cuesta de los Chinos

Para subir por aquí primero hay que, entrando también desde la Plaza Nueva, atravesar todo el Paseo de los Tristes, bordeando el río Darro. Al llegar al final, hay que doblar hacia la derecha por el puente que cruza el río y coger la calle empedrada que sube. Aunque esta calle se llama la Cuesta del Rey Chico por el último rey nazarí Boabdil el Chico, los granadinos la conocen como Cuesta de los Chinos por el empedrado del suelo (en Andalucía se le dice "chino" a una piedra pequeña).

Por el camino, se bordean las torres y murallas e incluso caminas por el foso que separa la Alhambra de los jardines del Generalife. Se pasa por debajo del arco que constituye el acceso a la Alhambra desde los jardines y un acueducto. Durante todo el trayecto, nos acompaña el sonido del agua que discurre a nuestro lado y, mirando hacia atrás, se asoman las casas del Albaicín. Al terminar la calle hacia la derecha están las taquillas y, si se sigue un poco más hasta la primera bifurcación hacia la derecha, se puede entrar a la Alhambra por la Puerta de los Carros (del siglo XVI).

El inconveniente de subir por aquí es que la pendiente es bastante empinada y puede resultar cansador.

Por el Realejo

Otra forma de llegar es dando un paseo por el barrio del Realejo, entrando por el final de la Gran Vía de Colón por la calle Pavaneras. Luego hay que girar hacia la izquierda en la Cuesta del Realejo y estaremos en Campo del Príncipe, desde donde hay que seguir subiendo hasta el Hotel Alhambra Palace.

Personalmente, creo que la mejor opción es subir por la Cuesta de Gomérez para entrar por la Puerta de la Justicia y luego bajar por la Cuesta de los Chinos. Así, podemos disfrutar primero de la alameda y de una majestuosa entrada al conjunto de la Alhambra y, al bajar nuevamente hacia el centro de la ciudad, apreciar las vistas de las torres y murallas y del barrio del Albaicín. Además, merece la pena al bajar atravesar el Paseo de los Tristes en dirección a la Plaza Nueva: para mí, una de las calles más bonitas de Granada.

Fotos | Flickr de Ferminius, Sean Wallis y Guijarro85 En Diario del Viajero | La Alhambra será más accesible En Diario del Viajero | Guías voluntarios de la Tercera Edad en la Alhambra En Diario del Viajero | La Alhambra, a la cabeza del turismo cultural En Diario del Viajero | Ruta a Machu Picchu. Otra alternativa al Camino del Inca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio