Compartir
Publicidad

Bonifacio, entre el mar y el cielo

Bonifacio, entre el mar y el cielo
2 Comentarios
Publicidad

Córcega es bien conocida por ser la patria chica de Napoleón, el pequeño gran corso, y por los magníficos rincones que llaman a visitarla especialmente en verano. Es en esta época cuando sus calas se llenan de gente buscando ese azul turquesa del Mediterráneo que la rodea y la embellece. Y allí, encaramado a sus acantilados, encontramos a Bonifacio.

Es uno de los pueblos más pintorescos de la isla, y de la costa mediterránea en general. Su fortalea milenaria, sus monumentos históricos, sus casas y calles se ubican a 60 metros sobre el nivel del mar y se asoman a la costa como miradores. Bonifacio es una de las ciudades más antiguas de Córcega, fundada en el año 830 por Bonifacio, conde de Lucques pasó mas tarde a manos genovesas en el 1195. De esa época podemos visitar el Torreón ubicado donde anteriormente existía un simple “castillo”. Desde aquellos tiempos, Bonifacio tiene una larga historia como enclave militar y religioso.

Pero la historia de Bonifacio puede rastrearse hasta mucho más lejos. La presencia humana aquí se remonta al Neolítico, más adelante los romanos, genoveses, monjes franciscanos, la monarquía francesa, la República francesa y así hasta hoy en día. Casi 8000 años de historia en sus piedras asomadas al mar que se resumen en mas de 40 sitios de valor arqueológico e histórico en su superficie. Prueba de ello se tiene en restos y figuras tan valiosas como la “Dama de Bonifacio“ que cumple ya 6000 años. Mencionada en la Odisea de Homero, Bonifacio es un verdadero museo al aire libre. ¿Qué podemos ver?

  • Ruinas romanas de la Villa de Piantarella
  • Oratorios de San Erasmo, Sainte-Croix, San Juan Bautista, Santa María Magdalena y San Bartolomé.
  • Monasterios de San Francisco y San Julián
  • Calles del casco histórico con casas bajas del S XII-XV típicas de la “basse ville medieval
  • Los cementerios de la Sémillante en la isla Lavezzu, un sitio mágico ya desde la época neolítica
  • Las grutas de S’Dragulinu con entrada desde el mar en pequeños botes
  • La riqueza sumbarina en un recorrido por la isla de Lavezzu

Foto | Viajablog
En Diario del Viajero | Diario de a bordo: Ajaccio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio