Compartir
Publicidad
Publicidad

Bretaña: tierra de megalitos

Bretaña: tierra de megalitos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace casi 4.000 años los hombres sembraron Bretaña de megalitos. De hecho, es una de las zonas con mayor cantidad de menhires y dólmenes de toda Europa. Como en Inglaterra, España o Portugal, aquellos hombres que caminaban desde el Neolítico a la Edad de Bronce, trabajaron duro para manejar grandes bloques de piedra que han llegado hasta hoy para que sepamos algo de ellos.

Las mismas palabras nos llevan a Bretaña. La palabra menhir procede del bretón, idioma en el que significa "piedra larga" y dolmen significa "mesa de piedra".

El menhir es una única pieza de piedra, poco elaborada, que se hincaba en el suelo verticalmente. En ocasiones en solitario, otras veces en grupos lineales o formando círculos (como Los Almendres, en Portugal). Stonehenge, en Inglaterra, es uno de los ejemplos más conocidos de cromlech.

Los dólmenes son estructuras mas complejas. Por lo general están formados por dos o mas piezas y con alguna de ellas en posición horizonal sobre las otras. En España hay muchos y muy buenos ejemplos de dómenes en Extremadura, Aragón, Navarra o Cataluña, incluyendo los complejos y muy desarrollados dólmenes con cámara, como los de Antequera de los que hablaremos en detalle dentro de poco porque les hemos recorrido en detalle hace unas semanas.

Bretaña: Alineamiento de Carnac

En Bretaña encontramos una gran concentración de menhires y dólmenes en los alrededores de Carnac, aunque en cualquier rincón de la región podemos toparnos con una muestra del pasado. Algunos tan curiosos como éste que me encontré cerca de la Costa de Granito Rosa: un menhir "cristianizado" en la Edad Media cuando le grabaron símbolos cristianos y le sumaron una cruz en su parte superior. Es el llamado "Menhir de Saint Uzec".

En la zona de Carnac, cerca de la costa sur de Bretaña y a pocos kilómetros de la localidad del mismo nombre, encontramos varios sitios donde tomar contacto con los dólmenes en formaciones lineales. En total se contabilizan mas de 2.600 menhires alineados en largas hileras que en su conjunto forman el monumento prehistórico más grande del mundo.

Se agrupan en diversos sitios. Lamentablemente, debido al paso de miles de visitantes y curiosos a lo largo de las generaciones, el suelo está muy pisoteado y pueden desestabilizarse las bases de los menhires. Por lo tanto, algunos de estos sitios se encuentran cercados y pueden observarse desde la distancia.

  • Kermario: Unos 900 menhires que recorren mas de 1 kilómetro en varias filas, con algunos ejemplares de hasta 7 metros de altura.

  • Le Ménec: Está formado por 1099 menhires dispuestos en 11 hileras de 100 m de ancho por 1,2 km de largo. Entre todos dibujan un extenso entramado, con dos círculos o cromlechs en sus extremos. Curiosamente las piedras van disminuyendo en tamaño de oeste a este. Las mas grandes alcanzan los 4 metros de altura.

  • Petit Ménec y Kerlescan, en la zona, son yacimientos más pequeños pero igualmente significativos. Entre los dos podemos encontrarnos con 70 menhires aproximadamente.

Si te interesa rastrear entre las raíces más profundas del hombre y sus símbolos, puedes consultar la página web de Carnac (tiene estupendas playas también).

Foto | Juergen Mangelsdorf En Diario del Viajero | Los Almendres: megalitos en el Alentejo portugués En Diario del Viajero | Para conocer antes que desaparezca: la colina de Tara

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos