Publicidad

Cava Paradiso: La montaña al revés en Sicilia

Cava Paradiso: La montaña al revés en Sicilia
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En la región siciliana de Ragusa existe una oferta de trekking muy interesante para realizar a través de sus cavas. Las cavas son cañones profundos originados de terremotos que ocurrieron miles de años atrás y que han formado la original orografía iblea. Se trata de valles cerrados con una vegetación sorprendente teniendo en cuenta la latitud en que se halla Sicilia. Es tal la profundidad a que llega el valle que por eso mismo los habitantes de Sicilia denominan estos pasos como la montaña al revés.

Partimos de Ragusa en dirección a la cava paradiso. Se trata de una de los lugares menos frecuentados de la zona y no es de extrañar en cuanto uno empieza el recorrido. Apenas existe camino trazado y es conveniente aprovisionarse con un machete para evitar la maleza, la vegetación y todo aquello que nos impida el paso por este estraordinario recorrido a pie siguiendo el curso del río que traza el valle.

Es conveniente ir con guía debido a la dificultad de seguir el camino. Nosotros lo hicimos con Nani de Kalura y la verdad es que fue una experiencia única. El chico se conoce todos los tipos de plantas, minerales y fauna que habita en la zona y te lo explica como si cada vez que pisa esa tierra lo viviera por primera vez. Además realizan otro tipo de trekkings por Sicilia como paseadas nocturnas, subidas al Etna, etc.

Sorprende encontrarse una profusión tan elevada de vegetación por la zona. El camino serpentea por el interior del valle y en algunas zonas el cañón nos abandona de la luz del sol para escondernos en el interior de la montaña. Recorrimos por tramos el curso de un río como si fuéramos salmones en época de gestación. Es ideal realizar este trekking durante los meses primaverales cuando el caudal del río va bien cargado. Existen piscinas naturales maravillosas para quitarse de encima el calor estival de Sicilia.

sicilia cava (9).JPG
Cuando finalmente uno abandona el cañón encaramándose en la parte superior de la montaña le da la sensación de encontrarse en Irlanda o Galicia. Los campos verdes y los muros de piedra dividiendo los terrenos se perfilan en el horizonte negando la realidad que uno supone al encontrarse en Sicilia. Es un bello paisaje para un final de excursión fenomenal.

Para terminar la jornada Nani nos llevó a casa de unos conocidos a comer. No se trata de un restaurante ni nada por el estilo. Una simple casa siciliana perdida entre valles cuya familia nos esperaba con una ricotta elaborada en casa, un queso que a buen seguro no había pasada ninguna de las normas de la Comunidad Europea pero que estaba de muerte y la mesa repleta de otras delicias sicilianas. Comimos a las mil maravillas con esa familia, con crucifijos, fotos de boda colgados por la pared y un buen vino que culminó una jornada deportiva estupenda.

Más información | Kalura

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir