Compartir
Publicidad
Publicidad

Delft: la capital holandesa de la cerámica azul

Delft: la capital holandesa de la cerámica azul
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A tan sólo 15 km de La Haya se encuentra Delft, una bonita ciudad medieval con más de 750 años famosa por sus artículos de cerámica azul, así como también por el famoso pintor Vermeer y por su vinculación con la casa real de Orange.

Delft tiene un tamaño ideal para ser recorrida a pie. De hecho, es la ciudad para visitar a pie más popular de Holanda. Está surcada por numerosos canales, haciendo que en la visita debamos recurrir a otros medios de transporte como por ejemplo el canalhopper, un barco que recorre los principales puntos de interés turístico por una tarifa diaria (5 euros el día)

En tierra se puede recurrir a curiosos medios de transporte como un moderno patinete, una tranvía de tracción de caballos que lleva a los turistas a dar un paseo histórico, el tren azul, que circula por diferentes sitios de interés o un bici-taxi a 1 euros los 3 minutos.

Delft fue en el siglo XVII la tercera ciudad más importante de Holanda gracias a la industria de la cerámica y a la apertura de una Cámara de la Compañía holandesa de las Indias Orientales. Inspirados en la porcelana china comenzaron a fabricar sus propios artículos de cerámica como platos, azulejos, bandejas, adornos y floreros.

Por supuesto, una de las atracciones de la ciudad es visitar las fábricas de cerámica. Las más famosas por su antigüedad es la fábrica Royal Delft y Delft Pottery De Delftse Pauw.

Caminar por el centro medieval de Delft es encantador, especialmente visitar la plaza principal, una de las más bonitas de Holanda, bordeada por el Ayuntamiento y la Iglesia Nueva.

La Iglesia Nueva es una basílica de estilo gótico en forma de cruz donde está enterrado Guillermo de Orange, conocido como el príncipe de Delft, célebre personaje de la monarquía holandesa que residió y murió dramáticamente.

Se puede visitar el mausoleo del príncipe y Prinsenhof, la residencia de la casa de Orange, que siglos atrás era el convento de Santa Ágata. Hoy es un museo y está repleto de cuadros del Siglo de Oro, tapices, adornos de plata, y por supuesto, cerámica.

Entre otras atracciones, en Delft, también se puede visitar la Iglesia Antigua, donde está enterrado el pintor Vermeer, el Museo de la Armada, el de Nusantara y los numerosos monumentos, muchos de ellos situados en el canal antiguo Oude Delft.

Tampoco se puede dejar de pasear por el Jardín Botánico y conocer los patios de Delft, además de admirar la arquitectura de sus edificios y de sus sesenta puentes.

Para terminar, os dejo con un vídeo de la ciudad de Delft a ver si os tienta para un próximo viaje.

Foto | Flickr - sub_lime79 Más información | Holanda Latina, Turismo de Delft

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos