Publicidad

El auténtico "giro" de un milanés vero
Europa

El auténtico "giro" de un milanés vero

Publicidad

Publicidad

Il Camparino es un histórico bar dentro de la Gallería Vittorio Emanuele II de Milán, uno de los símbolos de esta ciudad italiana. Un lugar privilegiado para quienes deseen sumergirse en el auténtico ambiente milanés.

Este local de más de cien años de antiguedad, fundado por Davide Campari en 1915, sigue estando dirigido por Orlando Chiari y su mujer Teresa Miani, hijos de Guglielmo, un sastre que llegó a Milán en el año 1922.

Camparino

Ambos se han propuesto respetar el estilo de este local - cuya barra de madera fue realizada por el ebanista Quarti -, trabajando juntos y con entusiasmo, para conseguir que este lugar histórico continúe siendo un lugar de encuentro al que los milaneses acuden para desayunar o para tomar el aperitivo.

Un espacio "in and out", abierto a nuevos estilos y rituales, de marcado carácter cosmopolita que, junto con la moda y el diseño, se ha convertido por méritos propios en uno de los símbolos de la ciudad de Milán. También es un sitio ideal para tomar una copa antes de la Scala, el templo de la música y de la ópera (cita obligatoria, ¡al menos dos veces al año!).

Bacaro 3

El Bàcaro del Sambuco en via Montenapoleone es un restaurante que parece haberse detenido en el tiempo, y que cuenta con un hermoso patio con mesas y un pequeño jardín. La cocina es exquisita, y está gestionado por una familia (los Maccanti) en la que el padre se encarga de dar la bienvenida a los clientes, mientras su hija sirve las mesas, y la madre se pone a los mandos de los fogones. Hay quienes aseguran que sirven un estrepitoso frito mixto de pescado y que su tiramisú es el mejor de Milán.

Bacaro Del Sambuco

Villa Necchi Campiglio es una casa histórica que forma parte del circuito de las casas museo de Milán, y que está rodeada por un amplio jardín. En esta casa era donde se alojaba la princesa Maria Gabriella de Savoia, gran amiga de las hermanas Necchi, cuando estaba en la ciudad que la donaron a la ciudad al no tener herederos.

Villanecchi

Esta casa museo, que marca el paso del Art Decó a las nuevas tendencias del racionalismo, custodia magníficas obras de arte entre las que se encuentran importantes pinturas, esculturas, muebles y objetos decorativos. Los Necchi eran una familia muy culta de la alta burguesía lombarda que hicieron su fortuna fabricando máquinas para coser durante los años 20. La casa fue construida como una residencia elegante pero moderna (en 1935 contaba con ascensor, montacargas, teléfono y hasta una piscina climatizada).

La casa fue debidamente restaurada durante 3 años por el arquitecto Piero Castellini, y fue abierta al público en el 2008. Una villa que nos habla de aquel Milán de antaño de finales de los años 20. Una forma de visitar un museo pero en un tamaño más manejable, y con el encanto de una casa particular. Si vais en grupo y algunos no quieren entrar a visitar el edificio, siempre se pueden tomar un descanso en su jardín secreto y elegante, un lugar absolutamente mágico.

Fotos | Camparino, Bàcaro del Sambuco, Villa Necchi-Campiglio
En Diario del Viajero | Las mejores calles comerciales de Milán
En Diario del Viajero | Las mejores ciudades donde comer bien

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir