Publicidad

El barco de los gatos, en Amsterdam

El barco de los gatos, en Amsterdam
Sin comentarios

Publicidad

Mucho hemos publicado ya sobre la ciudad de Amsterdam sin embargo cada día descubrimos nuevos sitios para visitar allí. En este caso, un lugar curioso que seguramente llamará la atención a los viajeros que, además de fanáticos de salir al mundo, sean amantes de los gatos.

Se trata del único asilo flotante de animales de Holanda: el Poesenboot o Barco de los gatos.

Dicen que la mayoría de los gatos odian el agua, pero en el Poezenboot el agua es literalmente lo que los mantiene a flote. Un barco dedicado a ellos, donde son los reyes y mimados por un equipo de profesionales.

Todo empezó en 1966 con una mujer llamada Henriette van Weelde encontró una pequeña familia de gata y gatitos debajo de un árbol frente al canal Herengracht. Comenzó a ocuparse de ellos en su casa y poco a poco reunió una gran cantidad. Ya era conocida como "la señora de los gatos" a medida que los vecinos también le hacían llegar los animalitos que encontraban. Ocuparon la casa, el jardín y hasta el tejado.

En 1968 compró el primer barco que paró frente a su casa. Comenzaron a llegar gatos y voluntarios a partes iguales para transformalo en un alojamiento ideal para los pequeños felinos. Siguieron dos barcas mas hasta que en el 2002 se reacondicionó el mayor de todos y se consiguió que se le nombrara como una institución caritativa a favor de los animales.

Hoy funciona a pleno y abre sus puertas a los visitantes cada día menos los miércoles y los domingos entre las 13 y las 15 horas. Lo encontrarás en Singel 38G. El Barco de los Gatos se mantiene gracias a las donaciones y cuenta con un programa educativo para niños (es una buena visita para quienes viajan con pequeños).

Foto y mas info | Poezeboot En Diario del Viajero | Los gatos de Hemingway llegan a la Corte Suprema de Estados Unidos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios