Compartir
Publicidad

Éste es el único sitio donde nunca pensarías que se puede construir una plaza de toros

Éste es el único sitio donde nunca pensarías que se puede construir una plaza de toros
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vamos un rato de viaje a las Azores porque en isla Graciosa, la segunda más pequeña y la más plana del archipiélago, sobresale un volcán con una plaza de toros en su cráter. Sí, es tal y como lo acabas de leer: en mitad del verde que inunda la isla que, por contra, es conocida como isla Blanca, los habitantes han aprovechado la forma natural del volcán para construir una plaza de toros.

A continuación te contamos más sobre este lugar único que los viajeros amantes de los toros, o mejor dicho, de la tauromaquia, deberían apuntarse como próximo destino. Y, probablemente, el único sitio donde nunca pensarías que se puede construir una plaza de toros.

Los habitantes de Graciosa debieron ver la similitud entre el cráter de un volcán, de violentas erupciones de lava, con una plaza de toros, de violentas corridas de toros. O puede que pensaran en que ambas tienen forma de cono invertido. Con esa idea en la cabeza, solo tuvieron que nivelar el terreno en el fondo y construir gradas a los lados del cráter para tener una plaza de toros en la isla, o mejor dicho, un "cráter de toros".

Bueno, ¿y cómo se llega hasta la plaza de toros de Santa Cruz da Graciosa? Pues por una carretera que atraviesa la densa vegetación y termina directamente en la entrada del ruedo.

¿Todavía no te lo crees? Entonces mira el siguiente mapa:

Hay que tener en cuenta la remarcada tradición religiosa de la isla, también presente en el nombre dado al volcán: Monte de Nuestra Señora de la Ayuda, en portugués, Nossa Senhora da Ajuda. Y que incluso el propio monte está salpicado de capillas. Todo muy religioso, sí, excepto la plaza de toros.

Graciosa

A pesar de que el Monte da Nossa Senhora da Ajuda mide 405 metros, la isla Graciosa es la más plana de las Azores y la segunda más pequeña con solo 60,7 kilómetros cuadrados y 38,9 kilómetros de costa. Además, fue declarada Reserva Mundial de la Biosfera en 2007.

Su principal población es Santa Cruz da Graciosa, un pequeño pueblo de calles tranquilas y casas blancas donde no es difícil perder la noción del tiempo. Es precisamente por el blanco de sus casas por lo que se le conoce como la isla Blanca, a pesar de que el color predominante en la isla es el verde, al estar cubierta de vegetación.

Fotos | José Luís Ávila Silveira/Pedro Noronha e Costa y Angrense
Vía | Atlas Obscura
En Diario del Viajero | Guía básica de las Islas Azores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio