Compartir
Publicidad
Publicidad

La Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, en San Petersburgo

La Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, en San Petersburgo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, o Iglesia de la Resurreción de Cristo, es una de las visitas imprescindibles en nuestro viaje a la bella San Petersburgo.

Resulta imposible pasarla por alto, ya que su pintoresca figura, en pleno centro de la ciudad junto al canal Gribaedova, llama la atención ya desde la avenida Nevsky Prospekt, la principal arteria comercial de San Petersburgo.

La Iglesia es una obra de arte por dentro y por fuera. Su aspecto exterior, siguiendo el más puro estilo ortodoxo ruso, a imagen y semejanza de la Catedral de San Basilio de Moscú, destaca por sus cinco grandes cúpulas bulbosas, multicolores o doradas, así como por el minucioso detalle de los adornos que cubren su fachada de ladrillo rojo y marrón.

Entrar en ella es sumergirse en un mundo de frescos y mosaicos que cubren sus paredes y techo sin dejar un espacio libre, y para cuyo análisis serían precisos varios días. A pesar del relativamente pequeño tamaño de la nave ¡no esperéis verlo todo en una hora!

Fijad vuestra atención, eso sí, en los dos “kyotos” que flanquean el iconostasio que separa el altar mayor de la nave central del templo: un trabajo exquisito en el que merece la pena detenerse unos minutos.

Como ya comentamos en otra ocasión, existe una tradición en Rusia según la cual se erige una iglesia o capilla en el lugar exacto donde ha tenido lugar un acontecimiento histórico, muchas veces de tintes trágicos.

Es el caso de esta Iglesia de San Petersburgo, construida en el lugar donde el zar Alejandro II falleció por un atentado bomba en 1881. Un templete de rodonita, jaspe y serpentina ocupa ahora el lugar donde el zar cayó asesinado, cuando viajaba en un coche de caballos camino del Cuartel de la Manege.

La Iglesia puede visistarse todos los días excepto los miércoles, en un horario de 11 a 19 horas en invierno, y 10 a 20 horas en verano. El precio por adulto es de 250 rublos, aunque con carné de estudiante internacional se obtiene un buen descuento.

Sin duda alguna, una visita a San Petersburgo no está completa sin entrar en la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada. Arquitectura hecha arte que gana la partida a otros otros templos más grandes, como la Catedral de Kazan, como edificio más representativo de la ciudad.

Imagen | Lassi Kurkijärvi En Diario del Viajero | Los puentes de San Petersburgo, Las noches blancas de San Petersburgo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos