Compartir
Publicidad

Qué beber en Croacia: slivoviz y otras rakijas

Qué beber en Croacia: slivoviz y otras rakijas
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los Balcanes son tierras de comidas y bebidas potentes. Y en varios de sus países encontrarás platos comunes y la costumbre popular de destilar bebidas muy alcohólicas a partir de frutas. Una de ellas es la rakija (pronunciar: rákiia).

La rakija es un licor obtenido por la destilación de frutas fermentadas muy similar al brandy. Cuando decimos que es muy alcohólica es por algo. Si bien el contenido en alcohol depende del tipo de destilación, las rakijas caseras o de pequeñas destilerías pueden alcanzar fácilmente un 60%, aunque las marcas comerciales suelen tener un 40%.

De acuerdo a la fruta más habitual de una zona, se destilan diferentes licores. Melocotones, peras, albaricoques, manzanas, higos o membrillos, todo sirve para alegrar el alma.

La rakija puede mezclarse después de su destilación con otros ingredientes como miel, cerezas amargas, nueces o distintas hierbas aromáticas. Es incolora, salvo cuando contiene hierbas que le dan un toque de color. Algunos tipos de rakija se guardan en barriles de madera (de roble o cerezo) obteniéndose una bebida más aromática y con colores dorados.

En Croacia la costumbre manda beber una pequeña copa de una rakija de hierbas (travarica) acompañada con unos higos secos, para acostumbrar el estómago antes de una comida previsiblemente abundante.

La slijvivica o slivoviz es el tradicional licor de Croacia y se hace a partir de ciruelas. En la costa podremos encontrar diferentes variedades de licores parecidos a la grappa italiana y que en ocasiones son típicas de una zona, de una región o incluso de una sóla isla.

Tal es el caso de la isla de Hvar que es conocida por su grappa a la que se le ha añadido mirra. Se la conoce como mrtina y su sabor es más amargo por el agregado de la mirra, así como más oscura.

En la isla de Korcula y en la cercana ciudad de Dubrovnik puede encontrarse una rakija con anís conocida como aniseta.

En la zona central de Dalmacia se produce una grappa con nueces, la orahovica, que se sirve con galletitas e higos secos. “Durante el verano es habitual encontrar grandes jarras de cristal llenas de grappa y nueces en los balcones, porque el proceso de producción de la orahovica requiere su exposición al solCroaciastotales.

Si quieres probar una variedad de rakija más dulce, la encontrarás en el norte, en la península de Istria cercana a Italia, donde la preparan con miel y muérdago.

Pero no te fíes… siempre son muy alcohólicas. Si quieres ver algunas curiosas imágenes de la destilación casera de las rakijas, puedes asomarte a estas imágenes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos