Compartir
Publicidad

Santa Sofía y otras mezquitas de Estambul

Santa Sofía y otras mezquitas de Estambul
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
La Mezquita Azul de Estambul

Estambul es la ciudad más conocida de Turquía, que no su capital que es Ankara, gracias en parte a haber sido cruce de caminos de numerosas culturas que hicieron importante a la ciudad y que, además, le legaron innumerables tesoros que hoy hacen las delicias de los viajeros que la visitan. Conocida en el pasado como Constantinopla, la ciudad fue hogar del Imperio Romano, el Imperio Bizantino y el Imperio Otomano, quienes la colmaron de monumentos que hoy podemos visitar. El más icónico de los monumentos de Estambul es, sin duda alguna, la Iglesia de Santa Sofía, pero la ciudad alberga varias mezquitas más también muy visitadas.

La Iglesia de Santa Sofía, que debe su nombre a la “sabiduría de Dios”, se levantó como catedral ortodoxa en el año 360, pero su función fue cambiando con el tiempo, pasando a ser templo católico, mezquita musulmana y llegar a nuestros días convertida en museo. Es por esto que se considera este templo laico como un símbolo de unión de culturas, al igual que la propia ciudad. Su elemento más representativo es la enorme cúpula que posee y que supone todo un orgullo para la arquitectura bizantina. La Iglesia de Santa Sofía ostentó durante años el título de mayor catedral cristiana del mundo, hasta que en 1520 le fue arrebatado este reconocimiento por la Catedral de Sevilla.

Pero Iglesia de Santa Sofía no es la única mezquita de Estambul digna de visitar. Separadas por una avenida ajardinada, frente a Santa Sofía está la famosa Mezquita Azul, o Mezquita del Sultán Ahmed, que debe su nombre a los mosaicos azules de Iznik de su interior, y que tiene además una gran cúpula bizantina flanqueada por seis minaretes que la hacen muy majestuosa en el exterior.

Sin embargo, ninguna de las ya mencionadas gana en tamaño a la Mezquita de Suleiman (también la señalizada como Mezquita de Süleymaniye). Es un templo cuyo origen se remonta a la época del Imperio Romano, y posee un interior más austero, con una decoración sencilla de mármoles blancos en el mihrab y el mimbar y la artesanía hecha en madera, marfil y nácar. Su ubicación en la tercera colina de Estambul regala al viajero una de las mejores vistas panorámicas de Estambul. Otros templos de Estambul son Mezquita de Fatih y la Mezquita de Arap.

Foto | jorge.cancela En Diario del Viajero | Estambul: 10 consejos imperdibles En Diario del Viajero | Estambul: visitas opcionales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos