Compartir
Publicidad
Publicidad
Un paseo por Sirmione o cómo enamorarse del Lago di Garda con tan solo una parada
Europa

Un paseo por Sirmione o cómo enamorarse del Lago di Garda con tan solo una parada

Publicidad
Publicidad

El Lago di Garda es el más grande de Italia y por eso requiere más de una parada para conocerlo. Pero cuando el tiempo apremia, hay que escoger, y en mi reciente visita a la zona me detuve en Sirmione, una localidad que hará que te enamores del Lago di Garda.

Al sur del lago, en una estrecha península (de 4 kilómetros de largo, con apenas 100 metros de ancho en su punto mas estrecho), Sirmione te recibe a orillas de sus aguas tranquilas, con sus termas, con su castillo, con sus playas y un pequeño casco urbano empedrado entre heladerías, restaurantes y escaparates con encanto.

En verano encontramos el aliciente de sus playas y doy fe de que las aguas del lago son templadas y muy agradables cuando el calor aprieta. Pero, como inconveniente, encontramos la excesiva afluencia de turistas a la localidad (ve pronto para encontrar aparcamiento cerca del casco histórico, con acceso al tráfico restringido).

Playa Sirmione

Por eso creo que la primavera o el otoño, fuera de temporada alta, la visita a Sirmione tiene que ser mucho más agradable y tranquila. En cualquier caso, conviene consultar la previsión meteorológica, ya que el tiempo suele ser muy cambiante.

Tambien puedes alojarte en Sirmione, ya que hay oferta hotelera suficiente. De hecho, es un centro turístico importante para italianos, alemanes, holandeses y austriacos. El centro histórico es la parte más cara, pero hay más posibilidades si nos alejamos del núcleo.

Casco histórico Sirmione

Ya desde la antigüedad Sirmione fascinó a poetas y artistas, como el escritor latino Catulo, cuya familia tenía una villa en Sirmione. Y es que el lago atrapa a quien lo conoce, otras figuras como Kafka, Ezra Pound, James Joyce, Maria Callas... se vieron deslumbrados por el paisaje.

Lo que más sorprende cuando te asomas al Lago di Garda es que parece casi un mar, entre los Alpes y la llanura de esta zona norte de Italia. Sus orillas bañan tres regiones: Lombardía, Trentino Alto Adigio y Véneto. Sirmione pertenece a la provincia de Brescia, en la Lombardía.

Img 20170824

El lago di Garda tiene una apariencia muy mediterránea, porque es poco abrupto en su orilla y está rodeado de palmeras, adelfas, olivos y vides...

Alrededor del lago surgen pueblecitos pintorescos, los que sin duda merecerían un tiempo, algo de lo que no siempre disponemos en nuestros viajes. Por eso nos paramos en Sirmione, con un acceso sencillo desde Bergamo o Milán, a través de la autopista que va hacia Venecia (autopista A4 Turín-Milán–Venecia-Trieste, con salida directa a Sirmione).

Sirmione Lago di Garda

Se trata de una conocida localidad de playas y termas, con un característico casco histórico encabezado por el Castillo Scaligero del siglo XIII. También en Sirmione podemos ver el yacimiento arqueológico de las Grutas de Catulo.

Una buena recomendación para conocer lo más significativo de la villa en un agradable paseo es realizar la ruta panorámica que aparece señalizada en el caso histórico. El recorrido dura aproximadamente una hora y nos lleva a las callejuelas del centro, a ver el lago desde la colina, pasear por los jardines...

Pero veamos más a fondo qué encontramos en nuestra parada.

Las playas de Sirmione

Playa de Sirmione

Sirmione está rodeada por el lago por tres de sus costados. Cómo no, encontramos lugares accesibles para distintas actividades náuticas, puerto para pequeñas embarcaciones y varias playas accesibles para el baño, de cantos rodados más o menos finos, nada que no se pueda sortear entrando al agua con cuidado o con unos escarpines.

En pleno agosto y al sol, se agradece un baño en sus aguas, nada frías a pesar de la cercanía de los Alpes. Pero tal vez si el calor no aprieta hay que pensárselo mejor... Nosotros estábamos deseando sumergirnos en el lago di Garda, muy tranquilo, transparente, sin nada de viento.

Cerca del castillo las playas están más concurridas, pero si avanzamos hacia el norte, adentrándonos en la pequeña península hacia su parte final, las playas estarán más solitarias.

Lido delle Bione, con todo tipo de servicios (sombrillas, duchas...) o la Playa Jamaica en el extremo de la península son algunas de las playas fluviales que encontrarás en Sirmione. Además, en muchos centros de la localidad se ofertan actividades acuáticas para todos los gustos.

El Castillo Scaligero

Castillo Sirmione

El Castillo Scaligero nos recibe antes de entrar al casco antiguo de Sirmione, de hecho para acceder a esta parte de la ciudad hay que pasar junto al puente levadizo del castillo.

El castillo de Sirmione, llamado Rocca scaligera, es una fortaleza medieval que se encuentra adentrándonos en la estrecha península. El castillo está rodeado de un canal y tiene en el interior una dársena. El castillo fue mandado construir por Mastino I della Scala en el siglo XIII con fines defensivos.

Con el paso de los siglos el castillo se deterioró, pero fue remodelado en el siglo XX y en la actualidad se conserva en perfecto estado. Se puede visitar el interior del castillo, su museo y asomarse a sus murallas con unas vistas excelentes del lago (entrada 5 euros).

Castillo Sirmione

Las grutas de Catulo

En Sirmione también existen restos de una antigua villa termal romana, las cuevas o grutas de Catulo (Grotte di Catullo), uno de los restos romanos más importantes del norte de Italia. Las ruinas permanecieron hasta el siglo XIX cubiertas por la vegetación, dando apariencia de cuevas a las columnatas.

Se les dio el nombre del poeta latino Catulo, que vivió en la localidad en el siglo I antes de Cristo, a pesar de que los estudios arqueológicos determinaron que la villa era posterior a su época. Podemos visitar las ruinas de la antigua villa y el museo arqueológico (entrada 6 euros). Frente al Castillo sale un trenecito turístico que nos acerca a las "cuevas".

Sirmione Italia

Sirmione: las termas

El agua de Sirmione es muy rica de azufre y esto ha sido aprovechado con fines terapéuticos. Como acabamos de ver, ya los romanos conocían las propiedades de estas aguas, eficaces para dolores musculares, gripes y otras dolencias. Hay dos instalaciones termales, la de Catullo, en el casco antiguo, más turística, con piscinas y baños termales. Las termas de Virgilio están entre Colombare y Lugana y está más orientada a las curas médicas.

Finalmente, para seguir enamorándonos del Lago di Garda, desde Sirmione podemos recorrer sus aguas ya que este un servicio de barcos turísticos. Hay ferris que unen el casco antiguo de Sirmione con los de otras localidades ribereñas del lago de Garda, como son Desenzano del Garda y Peschiera del Garda. Y, por supuesto, ¡no os perdáis un rico helado artesano en Sirmione!

Img 20170824

Fotos | Eva Paris
Más información | Sirmione
En Diario del viajero | Lago de Garda, el más grande de Italia, Embajada a Samarcanda. Italia I. Lago di Garda

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos