Compartir
Publicidad
Publicidad

Ya falta menos...

Ya falta menos...
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos a escasos días del inicio de una de esas fiestas globales con permiso para el desmadre. El próximo 20 de septiembre comienza la Oktoberfest en Munich.

Para ir calentando motores, los de la ciudad de Abensberg, también en la región de Bavaria Baviera al sur de Alemania, celebraron el pasado 8 su propia fiesta: Gillamoos Folk Festival (foto).

Allí, como en Munich la medida "justa" para tomar cerveza es una jarra de 1 litro por persona. ¡ La "señorita" de la foto lleva una docena de esas jarras en las manos ! Los débiles sólo piden una "halbe" (1/2 litro) y son mirados con un poquito de lástima.

La Oktoberfest se extenderá hasta el día 05 de octubre y durante ese periodo se espera repetir la cifra de visitantes del año pasado : 6 millones de personas.

Cada uno de ellos deberá pagar 11 euros por ein Liter, aunque casi nadie se queda con uno sólo en el cuerpo.

La fiesta se desarrolla en enormes tiendas en la Theresienwiese. Es bastante difícil conseguir un lugar en algunas de las mesas que tienen cada una de esas tiendas, si no se ha reservado con meses de antelación.

De todas formas, durante los días de la Oktoberfest toda la ciudad pierde su calma habitual y seguro que encontraremos algún rincón para degustar la cerveza bávara. Y en ésto también hay algo interesante. Para la Oktoberfest los cerveceros de Munich fabrican una cerveza especial a la que llaman Wiesnbier. Tiene mayor contenido de alcohol que las cervezas convencionales que se consumen en el resto de Alemania.

Una de las costumbres de la fiesta es la de comerse uno de los gigantes Brezn que es la versión bávara de los conocidos "pretzel" pero a lo bestia. Se hacen sólo durante la fiesta, se los llama "Riesnbrezn" y pesan casi un kilo.

Los bávaros hablan un alemán difícil, distinto, cerrado. Incluso muchos alemanes no pueden comunicarse perfectamente con los nativos del sur de su propio país. Para salvar este pequeño inconveniente, existe un "diccionario bávaro" que ayuda a comprender un poco lo que dicen. Bueno, salvo después de unas horas en la fiesta, cuando todos (bávaros y turistas) hablan la misma lengua gutural y pegajosa a base de alcohol. Quienes quieran, pueden descargarse aquí el diccionario bávaro-inglés (no viene en español, sorry!).

Ya sé que los que viajen a la Oktoberfest poco tiempo tendrán para ocuparse de otros temas (dormir, comer y beber, dormir, comer y beber...) pero recuerden que en Munich se encuentra la Kunstareal o área artística con sus maravillosos museos donde disfrutar de obras de Rafael, Durero, Goya o los mayores impresionistas.

Nada, sólo para recordarlo por si les queda un poquito de tiempo entre resaca y resaca. ¡ Prosit !

Sitio oficial | Oktoberfest (en inglés) Diario del Viajero | Munich Foto del inicio | National Geographic

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos